Cursaba el minuto 16 del partido entre el Manchester City y el RB Leipzig por la Champions League cuando Nathan Aké anotó el primero de los seis goles que convertirían los Skyblues en la victoria (6-3) ante el cuadro alemán

Mientras el defensa neerlandés celebraba su primer gol en el torneo de clubes más importante en Europa, fuera del Etihad Stadium su padre vivía sus últimos momentos de vida. Luego de permanecer varios meses enfermo y sin encontrar un “tratamiento posible”, Moise Aké falleció minutos después del gol de su hijo.

Así lo desveló el propio Nathan Aké por medio de su cuenta de Instagram, donde escribió un mensaje explicando sus últimas semanas y cómo su padre falleció “pacíficamente con mi mamá y mi hermano a su lado”.

“Las últimas semanas han sido algunas de las más duras de mi vida. Mi padre ha estado muy enfermo y no había tratamiento posible. He tenido la suerte de contar con el apoyo de mi prometida, mi familia y mis amigos. Ayer después de un momento difícil marqué mi primer gol en la Champions League, y solo unos minutos después falleció pacíficamente con mi mamá y mi hermano a su lado. Tal vez estaba destinado, verme jugar siempre lo enorgullecía y lo alegraba. Sé que siempre estás conmigo, siempre estarás en mi corazón y este fue para ti, papá”, escribió el jugador de 26 años.