El Nápoles se dejó este domingo los primeros puntos de su temporada, tras arrancar con ocho victorias de ocho, al empatar 0-0 en el Olímpico capitalino contra el Roma del portugués Jose Mourinho, quien fue expulsado a diez minutos del final por protestar al colegiado.

El empate sin goles del Olímpico impidió al Nápoles recuperar el liderato en solitario y permitió al Milan, que ganó este sábado al Bolonia, alcanzar a los hombres de Luciano Spalletti al mando de la tabla.

El conjunto napolitano, liderado por un excelente español Fabián Ruiz, fue el que más buscó la victoria, pero se topó dos veces con la madera en la reanudación ante un Roma que, tocado tras la derrota 1-6 sufrida en Liga Conferencia ante el Bodo Glimt, se reactivó con un punto ante el líder.

Fue un partido de alta intensidad, disputado ante más de 50.000 espectadores en el Olímpico, rico de duelos, choques y protestas, con Mourinho que vio dos amarillas por el colegiado y fue obligado a ver los últimos diez minutos sentado en una tribuna del estadio.

Su Roma sufrió en la mayoría del choque ante la posesión del Nápoles, que rozó dos veces el gol a la hora de partido. Un magistral pase al hueco de Fabián liberó a Giovanni Di Lorenzo, cuyo centro, rematado por el nigeriano Victor Osimhen, se estrelló en un poste tras una desviación decisiva de Gianluca Mancini.

Poco después, de nuevo Osimhen lo intentó con un cabezazo que acabó fuera tras tocar la parte superior del larguero.

El Roma despertó en los últimos veinte minutos y llegó a tener una inmejorable oportunidad para romper la igualdad a diez minutos del final con un cabezazo de Mancini que acabó fuera por pocos centímetros.

Perdió los primeros puntos del año el Nápoles, que es ahora líder junto al Milan en una Serie A cada vez más abierta e igualada. (D)