El Chelsea podría no ser el único equipo sancionado con dureza por el Gobierno británico como consecuencia de la invasión rusa en Ucrania. Ahora es el Manchester City el que está en el punto de mira y el que podría verse afectado por las decisiones que se están tomando a raíz del conflicto con todo lo que suponga una conexión con el Gobierno ruso.

Según BBC Sports, el propietario del Manchester City, Sheikh Mansour, ha sido duramente criticado por el Gobierno del Reino Unido por reunirse recientemente con el presidente sirio Bashar al-Assad, aliado de Putin, publica diario Marca de España.

Según informaciones de Downing Street, Al-Saad ha mantenido últimamente reuniones con personas muy influyentes; en esa ronda de contactos hay fotos con Mansour, propietario del City y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos.

Publicidad

Por este motivo, el Gobierno británico acusa a Sheikh Mansour de “no contribuir a la paz”.

Duros ataques

El diputado laborista Chris Bryant compartió esas preocupaciones y en una entrevista con The Telegraph preguntó si Mansour era una “persona adecuada para ser propietario de un club de fútbol”. Para añadir: “Reino Unido sigue oponiéndose a cualquier normalización de las relaciones con el régimen sirio”.

En un momento en el que las tensiones políticas están teniendo consecuencias en la Premier, el City podría seguir los pasos del Chelsea. En el caso del equipo Blue, el Gobierno congeló los activos de Abramovich y frenó la venta y los fichajes.

Publicidad

El empresario ruso fue sancionado con motivo del conflicto Ucrania-Rusia limitando las acciones del club, que tampoco puede vender entradas o camisetas. Una situación que está dejando al club de Londres en una situación muy complicada. (D)