Luciano Macías, quien falleció el jueves, partió sin ver que alguien más le arrebatara el título personal de “barcelonista récord”, condición ganada a lo largo de las 19 temporadas que el Pollo defendió la camiseta de los toreros.

Justamente las casi dos décadas que jugó para Barcelona Sporting Club le ponen a Macías como quien más campañas, e ininterrumpidas además, vistió la camiseta del equipo guayaquileño. Supera a otras figuras como Vicente Lecaro (15), Jimmy Montanero (15), José Francisco Cevallos (16, cortó la estadía con su paso por Once Caldas), Washington Muñoz (16) y Pablo Ansaldo (13).

El Pollo también es el barcelonista con más títulos, nueve. Ganó cinco campeonatos profesionales de Asoguayas (1955, 1961, 1963, 1965 y 1967), siendo el único jugador de Barcelona que estuvo tanto en la celebración del primero de estos certámenes como en el último, doce años después. Dio, además, cuatro vueltas olímpicas a nivel nacional, las de las temporadas 1960, 1963, 1966 y 1970. No disputó el torneo doméstico de 1971, pero sí la Copa Libertadores de ese año, logrando la ‘victoria final’ de su carrera en La Hazaña de La Plata, contra Estudiantes el 29 de abril de hace 51 años.

Fallece Luciano Macías, gloria de Barcelona

Macías debutó con Barcelona el 21 de noviembre de 1953, frente a Emelec. En partidos oficiales vistió la camiseta de los toreros en 357 ocasiones y marcó dos goles.

Publicidad

En 1961, con la partida de Enrique Cantos, el Pollo se hizo con la cinta de capitán y no se la sacó hasta su retiro del club canario.

Integró la afamada Cortina de Hierro del Barcelona, como se le conocía a la zaga que conformaba junto a Alfonso Quijano, Vicente Lecaro y Miguel Bustamante.

Primer título de Luciano Macías (de pie, tercero desde la izquierda) con Barcelona, el profesional de Asoguayas de 1955. Foto: Luis Cañarte

La revista El Gráfico lo recordaba así: “Representaba lo que el hincha barcelonista les exige a sus jugadores: garra, vergüenza deportiva, temple para no sentirse nunca vencido, además del buen juego, claro”.

Y añadía: “Iniciado como lateral izquierdo, luego se consolidó en la zaga con un compañero con el que empezaron y terminaron juntos, Vicente Lecaro. A partir de 1954 fue protagonista de uno de los cruces más bravos en la historia del clásico con Emelec, el que protagonizó ante el Loco José Vicente Balseca. La presencia de ambos convocaba multitudes per se; era el duelo dentro del duelo”.

Publicidad

Macías reforzó a Emelec en la Copa Libertadores de 1962, al igual que Lecaro. Tras un breve paso por el equipo Español, de Zulia (Venezuela), terminó su carrera como futbolista en el Miami Gatos, de Estados Unidos.

Luciano Macías (segundo desde la izquierda, luego de Enrique Cantos). Siguen José Vargas, Simón Cañarte y el presidente de Barcelona en 1955, Miguel Salem Dibo (c). Foto: Luis Cañarte

El palco oriental del estadio de Barcelona Sporting Club lleva el nombre de Luciano Macías.

De principio a fin en las celebraciones en Asoguayas

El nombre de Macías es el único que se repite en las alineaciones de Barcelona en las consecuciones de los títulos profesionales de Asoguayas primero y último.

En 1955, los toreros formaron el último juego, ante Emelec, con: Pablo Ansaldo; Luis Jurado, Carlos Sánchez, Luciano Macías; Carlos Alume (José Vargas), César Solórzano; Gonzalo Salcedo, Enrique Cantos (Jorge Rodríguez), Sigifredo Chuchuca; Simón Cañarte y Clímaco Cañarte.

La eternidad de la Cortina de Hierro

En tanto, en 1967, también contra los millonarios, Barcelona formó con: Vicente López; Mario Zambrano, Vicente Lecaro, Miguel Bustamante, Luciano Macías; Walter Cárdenas, Moacyr Pinto, Alejo Calderón; Washington Muñoz, Víctor Martínez y Carlos Feijoó. (D)