Denuncias, escándalos, quejas, intervención de la justicia ordinaria y de representantes del Ejecutivo. Y también distanciamiento y desencuentros con varios de los compañeros con los que fue parte de la histórica primera clasificación de la Tricolor a un Mundial (el de Japón-Corea del Sur 2002). Ese es el saldo de la controvertida estancia de Iván Hurtado como presidente de la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE) durante una década.

El exzaguero central, que portó el cintillo de capitán de la Selección en la Copa del Mundo de Alemania 2006, sufrió recientemente una expulsión deshonrosa como socio de la AFE, gremio que ahora lidera Carlos Tenorio, con quien Hurtado disputó dos veces los mundiales de la FIFA.

Desde la aplicación de tan drástica sanción, hace una semana, el esmeraldeño no ha hecho ninguna declaración pública sobre el tema. Diario EL UNIVERSO trató de contactar al exjugador y no recibió respuesta.

¿Cómo es ahora la relación de Hurtado con Tenorio? Aquello no se conoce, pero desde que se estrenó como dirigente corporativo ese no es el único tropezón que tiene Bam Bam, de 47 años con un viejo camarada de la Selección. Por sus decisiones y su conducta recibió, a lo largo de su permanencia en la AFE, reproches de figuras como Álex Aguinaga, Agustín Delgado, Edwin Tenorio, y José Francisco Cevallos, con quienes participó en eliminatorias, mundiales, y en algunas ediciones de la Copa América.

Publicidad

Según la AFE, entre las causales para la expulsión de Hurtado está haber recibido aportes de Fifpro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) y no entregar cuentas de los gastos. Esta situación provocó la suspensión de la AFE y la pérdida de su membresía.

“Sentí vergüenza defender lo indefendible”, reveló Hurtado el 19 de agosto del 2011, cuando como titular de la AFE acudió a una sesión de Fifpro realizada en Colombia. En esa reunión la entidad le notificó la suspensión de la Asociación de Futbolistas del Ecuador por supuestas irregularidades a nivel organizativo y financiero cometidas bajo el mandato del exarquero Emilio Valencia. Hoy Bam Bam es acusado de haber causado algo similar.

Pero si la calidad de Hurtado como asociado de la AFE fue revocada mediante un destierro ordenado por el directorio en funciones, liderado por el Demoledor Tenorio, el fin de sus días como presidente gremial también tuvo un cierre sin glamour. Se marchó Hurtado por la puerta de atrás, por resolución de una instancia superior, y sin haber escuchado las múltiples voces de sus pares, que le demandaban llamar a elecciones.

Rebasó su periodo

Publicidad

El 18 de noviembre del 2020 Hurtado dejó de ser reconocido como máximo dirigente de la AFE por la Secretaría del Deporte que, mediante resolución, notificó la culminación del periodo para el cual el antiguo defensa de Emelec, Barcelona SC, Deportivo Quito, y otros clubes del país, fue elegido. Además, se nombró a Israel Verdugo como ejecutor para que convoque a comicios.

En la resolución firmada hace dos años por Andrea Sotomayor, secretaria del Deporte, se daba cuenta de que “de los hechos fácticos se desprende que la AFE, conforme al artículo 1 de su Estatuto, es una organización sujeta a las disposiciones de la Ley del Deporte, Educación Física y Recreación y como tal tenía registro de directorio vigente hasta el 31 de octubre de 2020″. Es decir, Hurtado cometió “una omisión a las disposiciones de la normativa legal vigente” al mantenerse en el cargo más allá del tiempo establecido.

Carlos Tenorio (i) e Iván Hurtado durante un partido de Eliminatoria al Mundial de Alemania 2006. Foto: Archivo

Antes, en junio del 2014, la AFE dio un notorio golpe de efecto: a un llamado de huelga, promovido por Edwin Tenorio, el vicepresidente, se plegaron todos sus agremiados. Así se paralizó el campeonato nacional por 72 horas, cuando debía comenzar la fecha número 21. La medida de hecho sucedió por el clamor de los futbolistas de muchos equipos de las series A y B, quienes protestaban por el prolongado retraso en el pago de sus respectivos salarios y por la inacción de la FEF ante esa irregularidad.

Con los ministros de Relaciones Laborales (Carlos Marx Carrasco) y del Deporte (José Francisco Cevallos) como testigos, Chiriboga se comprometió, en un documento firmado por él y Bam Bam (ambos recién llegados del Mundial de Brasil 2014) a exigir a los equipos la presentación de roles pago, sancionar a los morosos que superaran los 60 días sin cancelar sueldos, el pago de décimos, y forzar a los clubes a cumplir con las aportaciones de sus futbolistas al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), entre otras promesas.

Publicidad

Cumplido un trimestre de la terminación de la huelga vinieron las dificultades más apremiantes para la imagen de Iván Hurtado. En septiembre del 2014 los jugadores de Liga de Loja y Espoli denunciaron que tenían tres meses sin cobrar. ¿Y el pacto entre la AFE y la FEF?

‘Mimado’ por la FEF

Consultado por el silencio que guardaba Hurtado sobre los salarios que no se pagaban a tiempo, Jorge Guzmán Mancilla, gerente de la agremiación, negó que Bam Bam estuviera “callado”. El 6 de septiembre del 2014 EL UNIVERSO le preguntó a Guzmán, quien criticó a la Federación por la lista de más de 100 invitados que trasladó al Mundial 2014, si la poca participación de Hurtado en el proceso de paro se debió a que la Ecuafútbol lo llevó a Brasil con todos los gastos pagados. Guzmán dijo: “Iván sí ha aparecido, pero cuando sucedió lo de la huelga estaba fuera del país (llegó para firmar el acuerdo). Jamás se ha callado y defiende a los futbolistas”.

En octubre del 2014, mientras aumentan los reclamos de jugadores contra la FEF y la AFE porque seguían sin recibir dinero de sus clubes, quedaba en evidencia que el acuerdo para acabar con la huelga, firmado ante ministros de Estado, no servía para nada en la práctica. A la par, la Federación invitó a Hurtado a ser parte de un encuentro amistoso en Nueva York, contra El Salvador, para que el capitán de la Tricolor se despidiera formalmente del combinado nacional el 14 de octubre de ese año.

Publicidad

Aguinaga: ‘Criticable’

Hurtado aceptó y aquello fue mal visto. Esto dijo Aguinaga el 10 de octubre del 2014 en radio La Red, de Quito: “Sí es un poquito criticable por la situación que vive el país. Y él (Hurtado), como representante de la AFE, está metido entre la espada y la pared; por un lado representa a los jugadores, y por otro acepta una situación que a los ojos del mundo puede tornarse como algo que no debería suceder”.

El Güero agregó: “Al final, cada quien decide qué hacer con su vida. La decisión la tomó él (Hurtado), sin mezclar la una cosa con otra. Pero, sin lugar a dudas, no era el momento en que Iván debía optar para este partido de homenaje. Si fuera otro jugador, que no tuviera nada que ver con la AFE, no se lo vería tan mal, pero en este caso es el presidente del gremio”.

En el diario El Norte, de Ibarra, el Tin Delgado también lamentó la postura de Hurtado, con quien jugó dos mundiales. El 16 de octubre del 2014 el exgoleador y en ese momento presidente del Grupo Parlamentario del Deporte de la Asamblea Nacional, reprochó que Hurtado aceptará un homenaje, en su adiós de la Selección en Nueva York.

Iván Hurtado (i) junto con Hernán Darío Gómez y Álex Aguinaga, durante una concentración de la selección ecuatoriana en 2001. Foto: Archivo

Tin Deldago: ‘No tiene sentido’

No me gustaría hablar mal de un compañero, pero ustedes ven las cosas que están pasando ahora. El señor (Hurtado), que debería estar velando porque se cumplan las cosas, se va a un partido de la Selección a una despedida”. se quejó Delgado. “Esto no tiene sentido; parece una cosa de otro mundo. Es algo incoherente y demuestra, claramente, que no se hizo lo correcto en el acuerdo (firmado entre AFE y FEF)”, añadió.

El 16 de septiembre del 2016 Hurtado tuvo otro cortocircuito con un excompañero de Selección y de club. José Francisco Cevallos, presidente de Barcelona, criticó la gestión de Bam Bam en la AFE.

Una semana antes, en el contexto de un llamado a huelga de jugadores que finalmente no se concretó, Hurtado se quejó de que varios dirigentes –entre esos los canarios– no habían pagado al día a los futbolistas de sus equipos ni habían cumplido sus acuerdos con la AFE. “Confié en Cevallos, que es mi amigo, pero Barcelona no pagó”, dijo el excentral de la Tri.

Cevallos: ‘Sin credibilidad’

Ante eso, Cevallos respondió en radio Huancavilca: “Da mucha pena que nos vayamos a enfrentar (con Hurtado). Hay que ver que la agremiación (de futbolistas), en este momento, no cuenta con la credibilidad y confianza de sus propios integrantes. Yo fui integrante de la AFE y se cambió a Emilio (Valencia, expresidente) por Iván y sigue lo mismo. No se han conseguido cosas básicas o elementales. Hay tanto por hacer y no se ha hecho”.

En octubre del 2020 las relaciones entre Hurtado, como presidente de la AFE, y su vicepresidente Edwin Tenorio estaban rotas. El 23 de octubre de aquel año el exmediocampista le pedía a su antiguo compañero en la Tri y en Barcelona, que llamara a elecciones. Además, acusaba a Iván Hurtado de querer prorrogarse ilegalmente en sus funciones

Edwin Tenorio

”Con auténtico asombro hemos leído la sui generis convocatoria que realiza usted para una inexistente Junta General Extraordinaria que no contempla nuestro estatuto. “Está usted obligado a convocar (a elecciones) fijando la fecha en que se elegirá un nuevo directorio”, decía Tenorio en una parte de la misiva dirigida a Hurtado, a los futbolistas, y a la secretaría del Deporte.

Un año antes, en 2019, a Jorge Guzmán, primero defensor de Hurtado, y luego su acusador, este Diario le preguntó: ¿Cómo está la relación Hurtado con Edwin Tenorio”. El exgerente de la AFE dijo: “Deteriorada. Edwin descubrió las mentiras de Hurtado y hace más de un mes le solicitó que hiciera una asamblea. Eso habría evitado la sanción de la FIFPro. Hurtado llamó a los jugadores para que no vayan a la asamblea que convocó Tenorio”.

Mazazos del ‘Demoledor’

En el presente, el Demoledor Tenorio ha informado que Hurtado pretendió dirigir las elecciones cuando la secretaria del Deporte designó a Israel Verdugo como ejecutor. Que hubo afiliados que se pusieron al día en sus pagos y de esos ingresos no hay detalles.

Agrega que Hurtado intentó engañar a Fifpro indicando que hubo reformas a los estatutos de la AFE, cambios que no se socializaron ni se entregaron a la entonces Secretaría del Deporte.

El hoy presidente de la AFE comentó que a raíz de las denuncias realizadas por Hurtado contra exfuncionarios del organismo, se detectó el desvío de $900.000 del gremio de futbolistas a la cuenta de Thay Lisandra Cazimajou. Dicho informe dio origen a una denuncia en la Fiscalía por enriquecimiento ilícito privado injustificado contra Thay Cazimajou, ya que ese dinero fue a la cuenta personal de Cazimajou por orden de su esposo, Iván Hurtado. (D)