No son comunes en el balompié ecuatoriano las estancias prolongadas de entrenadores en clubes. Por ejemplo, cuando un técnico rebasa las dos temporadas de trabajo se empieza a ver ese hecho como una curiosidad. De inmediato se revisan los archivos que haya a mano para verificar si fue roto un récord de permanencia o si está por fijarse uno.

Y generalmente, como ocurre en el mundo entero, cuando un adiestrador de fútbol tiene una duración de un lustro o más tiempo en el banquillo las razones de aquella continuidad son casi siempre las mismas. Eso se produce cuando ese estratega ganó títulos con su escuadra, cuando fue el responsable de notables participaciones en torneos locales e internacionales. También cuando sus dirigidos protagonizaron encuentros memorables. Esas suelen ser las razones de mayor peso para que una institución mantenga bajo contrato a un DT y para que se renueve su acuerdo laboral.

Incluso suelen darse casos de entrenadores con extensos periodos al mando de un cuadro sin que los trofeos lleguen a las vitrinas de sus clubes. La ausencia de campeonatos se sustituye por el legado del técnico en lo concerniente a la implantación de un estilo futbolístico que distingue a su equipo, al que se identifica por su buen jugar.

Con Ismael Rescalvo Emelec no ha dado vueltas olímpicas. El Emelec del español no tiene partidos a nivel interno que por su calidad estén en la memoria de los aficionados eléctricos, o neutrales. Internacionalmente tampoco con Rescalvo, más allá de algún esporádico resultado positivo, Emelec ha hecho algo que pueda ser resaltado. Más bien es al contrario.

Publicidad

En certámenes de Conmebol es historia de la mala la que ha escrito Rescalvo como timonel millonario. Para muestra, un botón: el papelón sufrido en junio del 2021, cuando en el estadio Capwell Rescalvo regaló una clasificación a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana al ser goleado Emelec 4-1 por Talleres de Córdoba (en gran medida gracias al atroz planteamiento del europeo).

1.073 días en Emelec

Y más allá de que en el futuro pueda haber un éxito al día de hoy si algo caracteriza al Emelec de Ismael Rescalvo, cuando su equipo gana, pierde o empata, es jugar a nada. Hoy el español ya es dueño de un récord triste: es el entrenador azul que con más tiempo en el equipo no ha conseguido que este funcione. Elemental y ordinario son las palabras más adecuadas para calificar el desempeño de Emelec con Rescalvo. Desde el 30 de abril del 2019, cuando fue oficialmente presentado, hasta este jueves, han transcurrido 1.073 días que no han bastado para que Rescalvo haga que Emelec funcione bien y juegue a algo.

En resumen, Rescalvo no cumple con ninguna de las causas que originan una larga estadía de un entrenador en un club. ¿Por qué sigue? Luego de la paupérrima exhibición de Emelec la noche del miércoles en Bolivia, contra el muy modesto e inexperto Independiente Petrolero (1-1), la otra pregunta que surge respecto al trabajo del español es: ¿Cuánto tiempo más necesita para hacer jugar a algo a Emelec? No han sido suficientes 2 años, 11 meses y 8 días. Ni las salvedades como el punto conseguido de visita por la Copa Libertadores evitan las críticas contra el entrenador.

Lo visto en Sucre es la continuación de lo mostrado por el Emelec en toda la era Rescalvo, que está en su cuarta campaña en el club: pobreza futbolística. Su deslucido paso por Emelec no es rescatado ni por haber terminado como líder la primera etapa de la LigaPro 2021.

Publicidad

En mayo próximo Emelec festejará 60 años de la feliz incorporación del argentino Fernando Paternoster, el entrenador con más tiempo seguido al mando del plantel: cinco años. El célebre Marqués se marchó en mayo de 1967 y tras seis temporadas cumplió sobradamente con los requisitos que hacen que un DT concluya un ciclo dilatado en un equipo.

Fernando Paternoster. Foto: Archivo

El ejemplo de Paternoster

Ganó Emelec con Paternoster los títulos profesionales de la Asociación de Fútbol del Guayas en 1962, 1964 y 1966. Del campeonato nacional fue monarca invicto en 1965. Fue segundo en los torneos ecuatorianos de 1963 y 1966. Fue el creador de la más famosa delantera eléctrica de todos los tiempos, la de los Cinco Reyes Magos (José Vicente Balseca, Jorge Bolaños, Carlos Raffo, Enrique Raymondi y Roberto Pibe Ortega). Y como si no bastaran todos esos éxitos, el técnico argentino fue el forjador de un estilo de juego espectacular, vistoso, ofensivo y ganador: el del Ballet Azul de Paternoster.

Esa categoría del Emelec de Paternoster fue reconocida fuera del país. En 1966, con el Marqués al mando, los millonarios hicieron una gira inolvidable por Centroamérica, México y Estados Unidos. En la columna ‘Balonazos’, publicada en agosto de 1966 en el diario El Norte, de Monterrey, Daniel Mir resaltó la clase de aquel Emelec, luego de un amistoso jugado en esa ciudad norteña.

‘Alegre y bonito’

Esto dijo el periodista azteca acerca del Ballet Azul de Paternoster: “Quienes se abstuvieron de asistir al partido perdieron la oportunidad de presenciar un encuentro alegre y también bonito. El espectáculo de anoche hacía ya mucho tiempo que no lo veíamos. Maravillosa exhibición del extremo derecho Fernández y del centrodelantero (brasileño) Ely. El Emelec es un equipo de una rapidez endiablada que no entretiene la bola nunca, juega de primera intención y va de cara al marco, a lo práctico. Sus jugadores son peligrosos precisamente por su gran penetración”.

Publicidad

Se agrega en el rotativo de Monterrey que “practica el Emelec un fútbol que gusta, ya que nos estábamos acostumbrando a un fútbol de letargo que provoca sueño en los aficionados. Además, son pegajosos los ecuatorianos en la marcación, por lo que resultan un problema y saben acompañar muy bien sus jugadas. Emelec bombardeó la meta de Alatorre en un ir y venir constante, creando peligros continuos que mantuvieron a los aficionados en verdad interesados y entusiasmados. Un equipo alegre y simpático”.

Lazo y Quinteros

Jorge Lazo es el técnico ecuatoriano con más temporadas continuas en Emelec: cuatro. En su primera etapa en la entidad azul el guayaquileño dirigió entre 1970 y 1973. En el torneo nacional fue tercero, segundo, y en 1972 fue campeón. Antes de Rescalvo, entre el 2012 e inicios del 2015, Gustavo Quinteros fue el DT con más tiempo frente a Emelec. Casi en el mismo lapso que el español el argentino alcanzó el subtítulo del 2012 y fue brillante bicampeón en el 2013-2014.

Fernando Paternoster. Foto: Archivo

Si en 2 años, 11 meses y 8 días Rescalvo ni siquiera ha logrado que Emelec juegue a algo (en ese lapso cuatro o cinco partidos más o menos buenos sirven para alegrar a un equipo chico), tal vez para igualar los registros de Paternoster, Lazo o Quinteros el europeo necesitará medio siglo como DT azul. (D)

Gustavo Quinteros. Foto: Archivo