Pese al retorno de Lionel Messi tras su lesión, el Inter Miami perdió 1-0 ante el FC Cincinnati el sábado y se despidió de la temporada al quedar fuera de los playoffs de la liga norteamericana (MLS).

Messi, que arrancó como suplente, saltó al césped en el minuto 55, pero no pudo evitar que el FC Cincinnati se impusiera con una diana del también argentino Álvaro Barreal en el 78 en el estadio DRV PNK de Fort Lauderdale (afueras de Miami).

El Inter, que necesitaba ganar para asegurarse de seguir con vida, cayó al decimocuarto lugar de la Conferencia Este con 33 puntos.

Publicidad

Aunque le quedan dos partidos por jugar, el equipo que dirige Gerardo Martino se encuentra a siete puntos de la novena plaza, la última que da acceso a playoffs.

Messi, que volvía tras cuatro partidos de baja, estuvo fuera de ritmo y no pudo ser esta vez el salvador de Miami, que encajó la primera derrota en los trece partidos en los que ha contado sobre el césped con el capitán albiceleste.

A Messi lo vi “falto de fútbol. La lesión está bien, no tiene ningún problema, pero es lógico porque en los últimos tiempos ha jugado muy poco y podía pasar que esté falto de ritmo”, dijo Martino ante la prensa.

Publicidad

El Inter gozó de oportunidades de gol en la primera mitad, pero en la segunda resintió el cansancio frente a un Cincinnati que, aunque ya clasificado como líder general, estaba muy motivado por sacar del camino al que podría haber sido un envenenado rival en playoffs.

La llegada a mediados de julio de Messi transformó al Inter, entonces el peor equipo de la MLS, en un equipo temible y lo catapultó hasta el primer trofeo de su historia en la Leagues Cup al lado de sus exsocios del Barcelona Sergio Busquets y Jordi Alba.

Publicidad

Pero los problemas físicos que comenzó a sufrir en septiembre, aunados a los de otros compañeros como Alba en un calendario muy apretado, llevaron a que el Inter se quedara primero sin un segundo título en la final de la US Open Cup y a que se arruinaran las ilusiones de clasificar a la postemporada.

“De tres torneos posibles hemos ganado uno, es un hecho muy importante para nosotros”, afirmó Martino.

Con Messi sentado en el banco, cerca de celebridades como el productor argentino Bizarrap, el Inter arrancó con el control casi absoluto de la pelota y las mejores ocasiones de la primera mitad.

En solo 24 minutos se sucedieron tres disparos a la madera de los argentinos Tomás Avilés y Benjamín Cremaschi y del venezolano Josef Martínez.

Publicidad

Messi observaba inquieto de pie mientras el público coreaba su nombre bajo una intensa lluvia. El crack argentino saltó al césped en el minuto 55 y solo cuatro después gozó de un tiro libre en una posición inmejorable que envió por encima del larguero.

El Inter tuvo que avanzar posiciones en busca de la imprescindible victoria y dejó la retaguardia libre para los contragolpes de Cincinnati. Luego de dos tiros al palo del gabonés Aaron Boupendza llegó el gol de los visitantes en un disparo del japonés Yuya Kubo que, tras un despeje del arquero Drake Callender, remachó el argentino Barreal.

Con un cuarto de hora por delante, Messi buscó el empate con otros dos lanzamientos de falta, pero acabó viendo resignado cómo terminaba la temporada de su equipo.

Mientras en el Inter Miami el ecuatoriano Dixon Arroyo miró el partido desde la banca de suplentes, Leonardo Campana estuvo ausente. (D)