“Con el fin de precautelar la salud y bienestar de la población, evitando un posible repunte en los casos de COVID-19″ el lunes pasado el Comité de Operaciones de Emergencia de Ecuador (COE nacional) resolvió no aprobar la petición de la Federación Ecuatoriana de Fútbol para que el partido entre Ecuador y Brasil, en el marco de las eliminatorias al Mundial de Catar se juegue con un aforo reducido este jueves en el estadio Rodrigo Paz Delgado. Sin embargo, si esa medida es definitiva quedó en el aire 24 horas después.

En una carta publicada por la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, en su cuenta de Twitter, se informó el martes que “tras la solicitud de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) de reconsiderar la realización del partido Ecuador vs. Brasil con la presencia de público con aforo limitado, el presidente de la República, Guillermo Lasso, ha solicitado al COE nacional que nuevamente analice, bajo criterios técnicos, la posibilidad de efectuar el encuentro deportivo con el 50 % del aforo”.

Así, el COE nacional se reúne este miércoles en Samborondón para tratar la solicitud de Lasso y volverá a analizar, “bajo criterios técnicos” —según dijo Juan Zapata, director general del organismo — , el tema sobre el veto al público en el estadio capitalino durante el compromiso premundialista.

Para el doctor Víctor Álvarez Chávez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, “hay presiones políticas” que se ejercen para conseguir que el COE nacional dé marcha atrás y permita el ingreso de público para el duelo entre Ecuador y Brasil.

Publicidad

“Como ratificamos en nuestra petición al COE (nacional) el partido no puede realizarse con un aforo ni del 30 % , peor del 50 %” dijo Álvarez este miércoles en el noticiero Televistazo, de Ecuavisa. El galeno comentó que no es recomendable, por el estado actual de la pandemia del coronavirus en el país, “movilizar (en Quito) a más o menos 20.000 personas a un sitio en el que van a confluir a la misma hora”.

‘Presiones económicas’

Para el titular del gremio médico de Pichincha las autoridades sanitarias que van a revisar la resolución de jugar sin presencia de público en el estadio Rodrigo Paz están “bajo presión”. Para Álvarez hay “posiciones políticas, presiones económicas y de sectores productivos. Nuevamente regresamos a lo que nosotros hemos criticado: la politización de la salud. La positividad está por sobre el 54 % (según las muestras tomadas hasta el lunes, la positividad diaria es del 54,32 %, una de las más altas registradas en lo que va de la pandemia en el país, según datos del Ministerio de Salud Pública).

Sobre el requerimiento que hizo Lasso, Zapata dijo: “Hemos solicitado al Ministerio de Salud otra vez la actualización del informe sanitario porque toda decisión se basa, justamente, en el informe de la mesa número 2 de salud”.

Publicidad

Evitar posible repunte

Esto dijo la Mesa 2 el lunes anterior sobre el riesgo de permitir la presencia de espectadores en el Ecuador-Brasil al argumentar la resolución que tomó: “Desde el análisis realizado, conforme a la información técnica disponible, y la situación epidemiológica actual, la MTT2 nacional (Mesa Técnica n.º 2, liderada por el Ministerio de Salud Pública, sugiere que los partidos se realicen sin público, con el fin de precautelar la salud y bienestar de la población, evitando un posible repunte en los casos de COVID-19 por dicho evento y en vista de la alta transmisibilidad de la variante ómicron”.

Por consiguiente, el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias deberá “emitir una directriz para prohibir la presencia de público en cualquier evento deportivo masivo, mientras del análisis de riesgo epidemiológico aprobado por el Ministerio de Salud Pública no se disponga lo contrario”.

Asimismo, se dispondrá al Ministerio de Gobierno para que “emita la normativa correspondiente”. (D)