En un principio se temió lo peor. Fueron horas de incertidumbre. Gonzalo Plata recibió una dura entrada del defensa Stopira en el tobillo izquierdo durante el amistoso de Ecuador ante Cabo Verde, lo que obligó a sustituirlo a siete minutos del final del partido que se jugó la noche del sábado en Fort Lauderdale (Florida).

El jugador del Real Valladolid tuvo que retirarse del terreno de juego en camilla y una ambulancia lo trasladó a un hospital. Sin embargo, desde allí quiso mandar un mensaje tranquilizador con foto incluida a través de su cuenta en Instagram: “Todo está bien gracias a Dios”.

La incertidumbre comenzó a reinar a partir de un cable de la agencia española de noticias EFE que señalaba: “Tras la revisión médica en una casa de salud estadounidense, se comprobó que sufrió un esguince grado dos en el tobillo izquierdo, que lo dejará inactivo por unos dos meses”.

“Una fuente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) confirmó este domingo a EFE que, “efectivamente, Plata sufrió un esguince cuyo tiempo de recuperación sí le permitiría llegar al Mundial de Qatar sin complicaciones”, mencionó la agencia.

Publicidad

Mensaje tranquilizador con foto incluida de Gonzalo Plata a través de su cuenta en Instagram: "Todo está bien gracias a Dios".

Mientras el Departamento de Comunicación de la FEF parecía que recababa información, medios españoles daban cuenta del “susto” que dio Plata. Marca tituló ‘Gonzalo Plata da el susto con Ecuador: salió en ambulancia’.

La inoportuna lesión llega en plenas negociaciones entre el Sporting CP de Portugal, club dueño de sus derechos, y un Real Valladolid que está buscando vías para retener al jugador tras el ascenso a la máxima categoría del fútbol español (LaLiga).

No fue hasta el mediodía del domingo que la selección nacional aseguró que Plata sufre un esguince de grado uno (leve) en el tobillo izquierdo, según el informe de los servicios médicos de la FEF.

La lesión no debería impedirle al extremo derecho comenzar en unas semanas la pretemporada con el Valladolid, que arrancará el 6 de julio.

Publicidad

Descartada la rotura ósea, durante el arribo de los seleccionados al aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, Plata, caminando con muletas, afirmó que está “tranquilo” y que va a esperar a que pasen “los veinte días nada más” que le dijeron para empezar otra vez.

“Ahora estoy de vacaciones para disfrutar con mi familia, mis amigos. Así que a despejarme de esto y recuperarme”, añadió.

Preguntado por su situación contractual con Real Valladolid, indicó: “Todavía no sé, ojalá que pueda quedarme ahí, pero tengo que esperar todavía”.

Valladolid tiene la opción de compra sobre el internacional ecuatoriano, la cantidad que pide el Sporting CP se estima son 10 millones de euros, 10′717.475 dólares. De acuerdo con el diario Marca, de Madrid, la entidad pucelana está intentando rebajar el precio para quedarse con un porcentaje de su pase y poder contar con él en la campaña 2022-2023 en LaLiga española. (D)