Deportivo Cuenca pasó de la celebración del título al malestar por deudas pendientes. La plantilla femenina del equipo colorado decidió no regresar a los entrenamientos hasta que se cumplan ofrecimientos dirigenciales, que van desde sueldos pendientes hasta premios por el título de la Superliga Femenina.

Las jugadoras fueron citadas la tarde del lunes para iniciar sus trabajos de cara a la Copa Libertadores, que empieza para las leonas el 3 de noviembre en Paraguay.

El equipo, que se mantiene al mando de Wendy Villón, no se presentó y trascendió que no lo harán hasta que se cancele el premio por la obtención de la Superliga.

Según un ofrecimiento dirigencial, el premio del título debía ser cancelado con la taquilla de la final disputada el 11 de septiembre, algo que no se cumplió pese a que en la última semana la DT Villón adelantó que “prácticamente está todo finiquitado con el premio”.

Publicidad

Aunque esas declaraciones dejaban las cosas en calma, la estratega guayaquileña dijo también que “si no hay cumplimiento (dirigencial), no hay trabajo. Así de fácil”.

El club no se ha pronunciado sobre esta situación y este martes se cumplió una segunda jornada sin cumplirse el trabajo del campeón ecuatoriano, que estará por segunda ocasión en la Copa Libertadores Femenina.

Grupo A

Mientras el tema económico es una traba en la preparación del equipo morlaco, la Libertadores tiene definido el calendario del torneo y el grupo A en el que está Deportivo Cuenca.

Esta serie fue la última en completarse con la presencia de Sol de América, como representante paraguayo, donde se jugará el certamen.

Las leonas tendrán su debut el 3 de noviembre ante Independiente Santa Fe (Colombia), la segunda jornada la cumplirán el 6 ante Ferroviaria (Brasil), campeón defensor, y cierran su grupo ante Sol de América el martes 9. (D)