La FIFA abrió un proceso disciplinario contra las federaciones brasileña (CBF) y argentina (AFA) después de los enfrentamientos entre aficionados que retrasaron el martes casi treinta minutos el inicio del “Superclásico” Brasil-Argentina, anunció un portavoz el viernes.

La institución mundial reprocha a Brasil, anfitrión del partido en el mítico estadio Maracaná de Rio de Janeiro, una “potencial violación del artículo 17″ de su código disciplinario, que regula el orden y seguridad de los partidos.

Brasil recibirá a Ecuador en la próxima fecha de las eliminatorias con 3 bajas en su plantilla

Los argentinos, que infligieron a los brasileños su primera derrota como locales en su historia en clasificaciones al Mundial (1-0), responderán por su parte a posibles infracciones de los artículos 17.2 (comportamiento inapropiado de aficionados) y 14.5 (inicio de partido retrasado).

Publicidad

Las dos selecciones se arriesgan a multas y a partidos internacionales con cierre parcial o total de sus estadios, las dos sanciones más comunes.

Los tres hermanos brasileños que se llaman Lionel Messi, Maradona y Riquelme: el padre dice que si tiene otro hijo llevará por nombre Di María

El martes, antes incluso del partido de clasificación al Mundial-2026, los argentinos enfilaron de nuevo el camino a los vestuarios después de los himnos nacionales, cuando una pelea estalló en las tribunas y tuvo que ser reprimida por una intervención de la policía.

El equipo argentino volvió una vez la situación se calmó en las tribunas, y el silbido inicial, previsto inicialmente a las 00h30 GMT en el Maracaná, sonó con media hora de retraso. (I)