La federación inglesa (FA, por sus siglas en inglés) ha probado la utilización de cámaras de vídeo instaladas en los uniformes de los árbitros para frenar los comportamientos inapropiados hacia los colegiados en el fútbol base británico.

Este dispositivo se ha usado durante los últimos siete meses en 500 encuentros del fútbol base británico y, según la muestra recogida, en ninguno de ellos se ha reportado abuso ninguno hacia el árbitro.

Moisés Caicedo revela que sufrió cuando llegó a la Premier League durante la pandemia del COVID-19: pensó en abandonar el Brighton para regresar a Ecuador

Daniel Meeson, jefe del colectivo arbitral en la FA, aseguró en la cadena británica BBC que el uso de este dispositivo ha provocado que los jugadores y los entrenadores se “replanteen su comportamiento” a la hora de dirigirse al árbitro.

Publicidad

“No ha habido ningún incidente en el que un jugador haya insultado o agredido a un árbitro y estos no han tenido que activar este dispositivo para grabar cualquier tipo de incidente. Los árbitros se sienten más seguros, pero lo más importante es que los entrenadores y los jugadores están teniendo una mejor experiencia al jugar.

Kendry Páez ya tiene su visa para viajar a Inglaterra y conocer las instalaciones del Chelsea, su futuro equipo

Los jugadores y entrenadores han dicho que la mera presencia de esta cámara les ha hecho replantearse su comportamiento antes de decir algo o de actuar de forma inapropiada hacia un árbitro”, apuntó Meeson.

Según Meeson, esta prueba necesitará “al menos dos o tres temporadas más” para que se recoja el suficiente análisis y se pueda ver si es una tecnología “exitosa”.

Publicidad

En los últimos años en el Reino Unido se ha producido un aumento en el número de árbitros que han sufrido abusos o agresiones por parte de jugadores o entrenadores en el fútbol base, lo que ha provocado también que cada vez haya menos personas dispuestas a asumir esta clase de trabajos.

Incluso se han producido huelgas en Gales e Inglaterra de este colectivo para protestar contra las condiciones que tienen que afrontar.

Publicidad

En total, se expidieron sanciones a 380 jugadores y entrenadores durante la temporada 2021-2022 por atacar o amenazar a árbitros en el fútbol base de Inglaterra. (D)