El FC Barcelona, favorito al título en la Europa League, quedó eliminado por sorpresa este jueves en cuartos de final al perder 3-2 en casa ante el Eintracht Frankfurt, con el que había empatado 1-1 en la ida en Alemania.

El equipo de la capital financiera alemana, que jugará en semifinales contra el West Ham inglés, dejó muy herido al Barça en la primera mitad gracias a los zarpazos del serbio Filip Kostic (minuto 4, de penal) y del colombiano Rafael Santos Borré (36).

En la segunda mitad, Kostic (67) amplió la cuenta de los suyos y en el descuento Sergio Busquets (90+1) y el neerlandés Memphis Depay (90+11 de penal) acortaron, sin poder culminar la remontada.

Tras las eliminaciones en rondas anteriores de Sevilla, Betis y Real Sociedad, la Europa League se queda este curso sin clubes de España, el país que ha conseguido que uno de sus representantes fuera campeón en ocho de las doce anteriores ediciones de este torneo.

Publicidad

No habrá por lo tanto un equipo español en la final del 18 de mayo, que se disputará en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla.

Los jugadores del FC Barcelona Eric García (i) y Jordi Alba tras caer eliminados de la Liga Europa a la finalización del encuentro con el Eintracht en el Camp Nou. Foto: Alejandro García

Con este adiós, el Barça ya solo tiene LaLiga española como opción para salvar la temporada. Es segundo en ese campeonato, pero tiene al líder Real Madrid muy lejos, a 12 puntos, por lo que parece más centrado en asegurar un puesto en el Top 4 y clasificarse para la próxima Liga de Campeones.

Temporada de desencanto

El camino europeo del Barça esta campaña ha estado marcado por la decepción.

Empezó en la Champions y no consiguió su pase a octavos, quedando por detrás de Bayern de Múnich y Benfica.

Publicidad

Pasó entonces a disputar como consuelo la Europa League, donde eliminó al Nápoles y el Galatasaray, antes de esta eliminatoria ante el Eintracht.

En seis partidos como local esta temporada en competiciones europeas, el Barcelona apenas ganó uno (Dinamo de Kiev 1-0, en Champions), lo que terminó siendo fatal.

La desilusión ha sido enorme para un Barça que parecía en un gran momento, con una racha de quince partidos seguidos sin perder y siete triunfos consecutivos. Ahora la euforia se frena en seco. (D)