El entrenador de Ecuador, el argentino Gustavo Alfaro, admitió que sus pupilos quedaron “conmocionados” por el “extraño” desarrollo del partido con Brasil del jueves en Quito, por el clasificatorio para Catar-2022, en el que dos penales a favor de la tricolor fueron anulados tras revisión del VAR.

“Estamos conmocionados por el desarrollo del partido, por lo extraño, por todas las cosas que sucedieron”, expresó el timonel argentino luego del empate 1-1 por la decimoquinta fecha de las eliminatorias sudamericanas.

Una victoria habría dejado a la Tricolor con un pie en Catar-2022.

“No quiero ninguna a favor, lo único que quiero es justicia, que las cosas se resuelvan dentro de la cancha por las virtudes, los errores, los aciertos o los desaciertos que pueda llegar a tener nuestro equipo”, declaró Alfaro, quien apuntó sus críticas al sistema VAR antes que al árbitro colombiano Wilmar Roldán.

Publicidad

Enfatizó que “uno siempre trata, quiere o pide que la resolución del destino de un equipo se defina de acuerdo a las virtudes, a los aciertos o los errores que pueda llegar a cometer” y que “lamentablemente este fue un partido demasiado extraño, demasiado complejo”.

Señaló que luego de ser sancionados dos penales para Ecuador, tercero con 24 puntos, entraron en juego las “sutilezas del VAR”, lo que “le está quitando la esencia al fútbol porque no es solamente una sanción que se da para atrás, que se observa y que revierte sino porque es también la pérdida de tiempo”.

Alfaro, quien aspiraba vencer a la verdeamarela en Quito para sellar “a lo grande” el pasaporte a Catar-2022, sostuvo que la tricolor “hizo un gran partido, jugo un gran partido” ante el pentacampeón mundial, que junto a Argentina está clasificados con anticipación al ecuménico.

“Nosotros sentimos que nos quitaban esas chances de poder conquistar un triunfo que hubiese sido histórico (...) y más que nada sentimos que no pudimos concretarlo porque hubo fallos que lo impidieron”, añadió el entrenador. (D)