La vida de Ryan Giggs dio un vuelco de 180 grados después de su relación con Kate Greville. Una relación catalogada como “obsesiva” por el trato del que fuera futbolista del Manchester United, quien está siendo acusado por presuntas agresiones físicas hacia su expareja y su hermana menor, Emma.

Unas acusaciones que le han llevado de los banquillos de la selección de Gales al banquillo de los acusados en un tribunal. Y ha sido el lunes cuando el exfutbolista compareció en la sesión, donde la Fiscalía sacó a relucir todas sus armas contra éste, y remarcando cómo ha sido su vida, desde su buen hacer en el mundo del fútbol hasta el presunto cabezazo contra su expareja, Kate, publica diario AS de España.

“Era idolatrado por su afición y seguidores. En los campos, sus habilidades eran muchas y hermosas. Fuera de él, en el pudor de su vida personal, en casa o a puerta cerrada, había, según los hechos, un lado mucho más feo y siniestro. Se trataba de una vida privada que implicó una serie de abusos, tanto físicos como psicológicos, por parte de una mujer a la que decía amar. No se puede ser excusada o ignorada, ya sea por un público que la adore o por la ley. Esta es una historia de control y coerción de una mujer que se creía amada y respetada”, ha señalado el fiscal Peter Wright.

Giggs niega los hechos

Por su parte, Ryan Giggs también recibió apoyos, incluido el de su pareja actual, la modelo Zara Charles, quien le apoyó a la hora de declarar su inocencia de todos los hechos por los que fue acusado: de agresión y chantaje, como el supuesto correo que envió el exfutbolista a Kate amenazándole de compartir fotos desnuda con sus amigos. Ello fue precisamente lo que provocó que Kate le bloqueara en las redes sociales.

Publicidad

Ante estas acusaciones, el ex del Manchester United lo ha negado todo a través de su abogado, Chris Daw: “Él nunca usó la violencia contra la Sra. Greville durante su relación y no importa cuán mal se pusieran las cosas. Estas acusaciones se basan en distorsiones, exageraciones y mentiras. No lastimó a nadie”. (D)