En su espalda cargaba con una sequía de dos años con Chile, una rareza para un delantero acostumbrado a romper redes con su selección. Pero un cabezazo, con su testa tinturada de dorado, quebró el maleficio y lanzó una advertencia: Eduardo Vargas, goleador de Copa América, está de vuelta.

Turboman se sacudió de una mala racha de once partidos consecutivos sin anotar con La Roja. Lo hizo la noche del lunes en el empate 1-1 ante Argentina, en Río de Janeiro, en el estreno del grupo A de la Copa América de Brasil 2021.

Tabla de posiciones de la Copa América

Su cabeza aprovechó el rebote del portero argentino Emiliano Martínez y la inexistente marca de la Albiceleste, tras un penal cobrado por Arturo Vidal. Infló la red y después se abrazó con sus compañeros, sonrió y formó un corazón con sus dedos.

No era para menos: la anotación lo consolida como el máximo artillero chileno en el torneo de selecciones más antiguo del mundo, con trece anotaciones, cuatro menos que los goleadores históricos, el brasileño Zizinho y el argentino Norberto Tucho Méndez.

Publicidad

Además lo deja a una diana del peruano Paolo Guerrero, mayor goleador activo del campeonato continental, aunque ausente de esta edición por su lenta recuperación luego de una grave lesión en la rodilla derecha.

La anotación de Vargas fue un bálsamo doble para el entrenador de La Roja, el uruguayo Martín Lasarte. El ’11′ no solo recuperó su olfato goleador, sino que además sacudió el monopolio ofensivo que han implantado Vidal y el lesionado Alexis Sánchez, goleador histórico de La Roja, con 46 tantos.

De los ocho tantos que Chile ha anotado en el premundial sudamericano, el Rey Arturo marcó cuatro y el Niño Maravilla tres. Para Lasarte es imperativo ampliar el abanico de ataque debido a la baja de Sánchez, quien podría estar disponible para cuartos de final, en caso de que los australes clasifiquen.

Los campos de juego, de nuevo el dolor de cabeza en la Copa América

“Creo que tenemos alternativas para intentar disimular su ausencia”, avisó el DT antes del choque con la Argentina de Lionel Messi.

Talismán

A lo largo de su carrera, Vargas, hoy delantero del Atlético Mineiro, se ha destacado por activar su olfato goleador en la selección austral y no tanto en los clubes que ha defendido, como Cobreloa y la Universidad de Chile, Nápoles, Valencia, Queens Park Rangers de Inglaterra, Hoffenheim, Gremio o Tigres de México.

“Va mucho más en la confianza que me da el técnico. Todos los de la selección me la han dado al máximo y por eso he rendido”, explicó el ariete, de 31 años, al portal Bolavip en marzo de 2020. “Creo también que es por la calidad de los jugadores que forman una selección”, agregó.

La última vez que había anotado con Chile fue un doblete a Japón, el 17 de junio de 2019, en el primer juego de la fase de grupos de la anterior Copa América, también disputada en Brasil. Desde entonces se fue en blanco en los siguientes choques de La Roja en dicho torneo, en amistosos y en el premundial sudamericano.

La sequía en el equipo nacional contrastó con algunos goles importantes en el Galo, adonde arribó en noviembre pasado por pedido del argentino Jorge Sampaoli, exentrenador de Chile.

Desde que llegó a Belo Horizonte ha festejado en siete ocasiones, tres veces más que en toda la temporada 2020 en México con Tigres. La ruptura del maleficio puede ser a la vez el talismán de Chile, que el viernes enfrentará a Bolivia en Cuiabá. Las dos veces que Vargas fue goleador de la Copa América, en 2015 y 2016, La Roja fue campeona.