Al analizar el debut de Leonardo Campana (20 años) en la Copa América ante Venezuela este domingo (2-2) pueden encontrarse sobre todo dos posturas: por un lado, que el delantero ecuatoriano sobró en la cancha porque ya estaba adelante el ducho Enner Valencia –capitán además– y era injustificable una dupla ofensiva en la Tricolor por las contadas acciones que se generaban desde el medio campo; por otro, que el número 9 nunca se desprendió del ritmo que le presentaba el partido, sobre todo actuando de espaldas al arco de la Vinotinto, y fue efectivo en el juego aéreo, participando incluso en el primer gol de Ecuador.

Lo cierto es que el joven atacante, cuyo pase pertenece desde enero del 2020 al club inglés Wolverhampton Wanderers pero jugó cedido los pasados nueve meses en el Famalicao portugués, encontró en su compañero Pervis Estupiñán a su principal socio en la tercera jornada del certamen disputado en Brasil. En el estadio Olímpico Nilton Santos, Campana tiró tres veces, solo una vez con acertada dirección al arco de Wuilker Faríñez, y registró seis pases al pie, un pase largo, seis pérdidas de balón, una recuperación, cuatro faltas cometidas y una infracción recibida.

De hecho, fue Campana quien protagonizó la primera emoción del duelo contra la Vinotinto. Al minuto 4, el delantero entendió la intención de Estupiñán, con un centro bajo desde la banda izquierda, y se anticipó al zaguero Luis Mago para rematar; no obstante, su disparó pegó en el palo.

Los mediocampistas ecuatorianos no encontraban la manera de abastecer a Campana y Valencia, y los centros se volvieron la tónica del juego. Otra vez el exatacante de Barcelona Sporting Club (2019) –quien no paraba de moverse, pero no lograba participar– se animó con un cabezazo, mas el esférico se fue muy por arriba del pórtico de Faríñez (minuto 25).

Publicidad

El juego por aire finalmente funcionó cuando Estupiñán cobró un tiro libre frente al que Campana se elevó imponente en una zona congestionada del área, Moisés Caicedo la continuó, Robert Arboleda se extremó para no dejarla salir y Ayrton Preciado abrió la cuenta para la Tricolor a los 39 minutos.

El 11 titular de Ecuador este domingo contra Venezuela, con el joven Leonardo Campana (arriba, derecha). Foto: Thiago Ribeiro

Por lo demás, parecía que el denso juego del equipo de Alfaro no requería de dos delanteros en una misma línea, con Valencia moviéndose también por banda y retrocediendo para tener participación con los centrocampistas.

Con lo poco que tuvo, Campana volvió a generar peligro con un cabezazo al minuto 54 que el golero Faríñez contuvo notablemente.

Al salir Valencia del campo, al minuto 83, el 9 guayaquileño pasó desapercibido y cayó el 2-2 de la Vinotinto.

Campana migró al fútbol europeo en enero del 2020 luego de 15 partidos en Primera A con Barcelona, su equipo formativo. El delantero ganó protagonismo como máximo artillero (seis dianas) del Campeonato Sudamericano Sub-20 de Chile 2019, donde la Tri juvenil se hizo con el título inédito, a inicios de ese año. Él fue también el centrodelantero de la Selección de esa categoría en la Copa Mundial de Polonia, a mediados del 2019, cita en que Ecuador logró una histórica medalla de bronce.

El cumplimiento internacional del ariete porteño en la categoría menor le abrió las puertas del primer plantel de Barcelona hace dos años. Fue su única temporada en la Serie A de Ecuador con el club en que se formó. De acuerdo con registros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, disputó 15 partidos (una minoría como titular) y anotó tres goles con los canarios.

Los Wolves de Inglaterra se fijaron en el guayaquileño y acordaron contrato en enero del 2020. No obstante, a más de contados destellos en entrenamientos, no debutó. En busca de minutos, el traspaso en septiembre hasta final de temporada (junio del 2021) al Famalicao portugués fue inminente, pero en el balompié luso no halló mayor presencia. (D)