La mala imagen de Brasil no solo fue notoria en cuanto al discreto rendimiento colectivo e individual. También fue bochornosa por otros aspectos: jugadores agrandados que picaron el orgullo de Uruguay, en ruedas de prensa antes del duelo por los cuartos de final de la Copa América 2024; y por el menosprecio de los integrantes del plantel hacia el DT Dorival Júnior a la hora de cobrarse la tanda de penales que clasificó a los charrúas y despidió a los auriverdes.

“Justo antes de la tanda de penales, los internacionales brasileños hacen un rondo en el que el seleccionador (Dorival Júnior) queda completamente fuera, aunque intenta intervenir; nada que ver con lo que pasó en Uruguay, con Marcelo Bielsa liderando la conversación”, dice el diario Mundo Deportivo, de España, en una nota que se titula ‘La imagen que está inundando las redes: el menosprecio de los jugadores de Brasil a Dorival Júnior’.

Se agrega que, “en Brasil, todos los futbolistas se reúnen para discutir cómo será la tanda (quién lanzará, el orden de lanzamientos). Dorival Júnior se queda fuera. Se le ve tratando tímidamente de intervenir sin éxito. Parece que no pinta nada en la trascendental conversación (...). Cuesta ver dos imágenes más opuestas en un mismo momento”.

Publicidad

Marginado por sus dirigidos

Sigue la nota de Mundo Deportivo: “En el otro banquillo, la ‘piña’ que hacen los jugadores de Uruguay es completamente opuesta. En el centro está un Marcelo Bielsa que lleva la voz cantante. Al seleccionador todos le escuchan. Dos equipos, dos sensibilidades”.

La Nación, de Argentina, cuenta así lo ocurrido en Las Vegas, tras el 0-0 en tiempo reglamentario y 4-2 en penales: “Una sensación de vacío que deja un panorama complejo, con la indiferencia de los medios brasileños, la impaciencia de los hinchas y algunas imágenes que trasladan más incertidumbre, porque el entrenador apareció en redes sociales marginado del grupo de futbolistas antes del comienzo de la ronda de penales”.

Se lee en el rotativo bonaerense que “lo que sucedió antes de la definición por penales potenció la sensación de incertidumbre acerca de este ciclo de Dorival Júnior. Sucedió que en la clásica ronda de futbolistas en la que se decide quiénes patean y se produce una arenga final en la que se le da confianza a los jugadores, allí el que fue apartado fue Dorival Júnior. El DT se quedó escuchando desde afuera cómo su hijo les hablaba a los jugadores y, cuando intentó meterse en la ronda, no tuvo éxito. La contracara fue Marcelo Bielsa, que fue el alma de la arenga uruguaya”. (D)