Dani Alves ha recibido una visita muy especial en prisión. Su exmujer Dinora Santana y sus dos hijos (Daniel y Victoria) se han personado este sábado en el centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), para visitar al exfutbolista del Barcelona, que lleva entre rejas desde el pasado 20 de enero.

Los medios de comunicación, que estaban en las inmediaciones de esta prisión, han sido testigos del momento en el que Dinora y los dos jóvenes accedían a los interiores de este lugar, pero han preferido guardar silencio ante la atenta mirada de las cámaras.

La familia aterrizó en la Ciudad Condal el pasado jueves con el objetivo de encontrar colegio a sus dos hijos y así facilitar la libertad provisional del acusado. La defensa de Alves, liderada por Cristóbal Martell, diseñó una estrategia que tiene como protagonista a la exmujer del brasileño.

Publicidad

El plan se centra en que Dinora y sus dos hijos se muden a Barcelona para demostrar que el futbolista tiene arraigo familiar en nuestro país, que se deterioró por completo cuando Joana Sanz anunció públicamente su ruptura con Alves tras ocho años de relación.

“Por supuesto, claro. Ojalá salga”

Esta mudanza a Barcelona también busca justificar que Alves no tiene intenciones de fugarse fuera de nuestras fronteras, pero la Fiscalía como la abogada de la víctima, Ester García, han mostrado su negativa debido a que éste aprovecharía dicha libertad para escapar a Brasil o a otro país que no tenga acuerdos de extradición con España.

En cambio, Dinora confía en la inocencia de su expareja, según expresó tras aterrizar. “Por supuesto, claro. Ojalá salga”, respondió a los periodistas presentes en las inmediaciones de la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona.

Publicidad

De hecho, la exmujer del futbolista, que tiene su propia vivienda en la Ciudad Condal, regresará a Brasil junto a sus dos hijos próximamente, pero en septiembre retornará a España con motivo del inicio del curso escolar.

“Los dos hijos ya tienen colegio. Se trata del Sant Peters, un colegio de renombre que se encuentra en la zona alta de Barcelona. De esta forma se va a intentar alegar y solicitar la libertad provisional, pero con cargos”, aseguró Carlos Quilez en Y ahora Sonsoles. (D)