El argentino-ecuatoriano Damián Díaz y el artillero tricolor Carlos Garcés, ambos de Barcelona SC, fueron postulados por la Conmebol como candidatos a mejor jugador de la Copa Libertadores 2021. Su talento futbolístico, temperamento y ambición por luchar para llegar a las semifinales de la Copa tuvieron su recompensa para ambos futbolistas.

El manabita Garcés, en esta edición de la máxima competencia a nivel de clubes de Sudamérica, registra 4 anotaciones y 2 pases para gol en 10 encuentros —en todos los que afrontó su equipo hasta los cuartos de final—, sumando 683 minutos de 900 posibles.

Kitu Díaz, volante de armado de los amarillos, logró anotar 2 tantos en 9 partidos (de 10 jugados); actuó 751 minutos de 900.

Los otros postulados son el atacante Hulk y el volante argentino Ignacio Nacho Fernández, del Atlético Mineiro, club de Brasil que es favorito para llegar a la final.

Publicidad

El veterano artillero, en su primera temporada con el Mineiro, lucha por ser el goleador del torneo: tiene 9 tantos (el máximo romperredes es su compatriota Gabriel Gabigol Barbosa, con 10).

Fernández, temperamental centrocampista y uno de los capitanes del Galo, fue clave para eliminar a Boca Juniors en penales (en octavos).

Por el Flamengo, el equipo más popular de Brasil, están el delantero paulista Gabigol Barbosa y el volante uruguayo Giorgian de Arrascaeta.

Gabigol está en busca de volver a ganar el botín de oro que obtuvo en el 2019 en la Copa; en esa oportunidad registró 9. Su compañero en el Fla, De Arrascaeta, es el mejor asistidor en este torneo, con 7 pases. Ambos formaron parte del Equipo Ideal de América hace dos años.

Y cierra el listado de postulados el portero Weverton y el centrocampista Raphael Veiga, del Palmeiras, que busca ser bicampeón de la Libertadores.

El golero, seleccionado de su país, fue decisivo para contener los remates de la U. Católica de Chile (en octavos) y São Paulo de Brasil (en cuartos).

Veiga, autor de 4 goles en esta Copa, se ha destacado por su potencia, ubicación para neutralizar al rival y salir con el balón dominado a atacar. (D)