Pablo Milad, presidente de la ANFP de Chile, reveló que advirtió a Francisco Egas, su colega de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), con respeto a levantar una denuncia ante la FIFA por una supuesta irregularidad en la nacionalidad del futbolista Byron Castillo, e indicó que, cuando se avisa un hecho, “no se traiciona”.

Milad, en conversación con TVU, de Concepción, estima que luego de esto no habrá afectación alguna a la buena relación que existe entre ambas federaciones, y recalcó que no han existido “malas palabras” hacia Ecuador.

“Antes de (presentar) la denuncia, llamo al presidente de la FEF, con el que tenemos una muy buena relación, y le digo: ‘Pancho, nosotros tenemos pruebas para hacer una denuncia contra Federación de Ecuador por la irregularidad de la inscripción de Byron Castillo’. Y me dijo: ‘Hazla, no hay ningún problema; yo entiendo esto’”, indicó el directivo.

“Le dije que tengo la obligación de hacerlo, y me respondió que no hay ningún problema. Creo que lo cortés no quita lo valiente; cuando uno avisa, no traiciona. Lo hice porque muchos dicen que las relaciones después de esto van a ser malas entre Ecuador y Chile, y creo que no es así. Uno como dirigente tiene la obligación de hacerlo; también avisar y dar la explicación del porqué. No ha habido malas palabras hacia Ecuador; al contrario, nosotros esperamos que los tribunales disciplinarios de la FIFA opten por la mejor decisión y la más justa”, agregó Milad.

Publicidad

Con respecto a la acción que sigue su país y con la que creen que vía administrativa les darán la clasificación a Qatar 2022, el dirigente insiste en que esperan una respuesta del organismo internacional, a más tardar, a fines de este mes.

“Creo que de aquí a fin de mes, como máximo, la FIFA va a dar algún tipo de veredicto. Ahora está recabando toda la información, está escuchando a las partes”, contó.

Asimismo, dio más detalles del momento en que se decidió a denunciar la supuesta irregularidad en torno al origen de Byron Castillo.

“Llamamos de inmediato a Eduardo Carlezzo, abogado muy cercano a Chile y de muy alto nivel profesional en derecho deportivo. Y la consigna fue la siguiente: averigua si esto es real, si tenemos agua en la piscina, y después de eso conversamos”, indicó Milad.

“Y él, con sus fuentes de información en Ecuador y en Colombia, a los cinco días nos llama y nos dice: ‘Presidente, tenemos agua en la piscina’. Le digo que lo que no queremos es ir con pruebas que no puedan ser respaldadas o que no sean correctas o no oficiales. Y me dijo que las pruebas son oficiales y certificadas”, concluyó el directivo chileno. (D)