Cristiano Ronaldo y su equipo legal solicitaron a la jueza estadounidense Jennifer Dorsey que el abogado de Katrhyn Mayorga, Leslie Mark Stovall, le abone al futbolista más de $ 626.000 (600.000 euros al cambio). Peter Christiansen, letrado del jugador portugués, exigió que se responsabilice personalmente a Stovall por reclamar millones de dólares al luso en la demanda fallida sobre el caso de violación a la mujer de Las Vegas más de una década atrás.

La jueza, de hecho, expulsó a Stovall del juzgado el pasado 10 de junio por “actuar de mala fe” y usar de manera indebida documentos filtrados y robados para mantener el caso en pie, publica diario AS de España.

Así lo asegura ESPN, que recoge las declaraciones que realizó la jueza contra el abogado: “Cruzó la frontera del comportamiento ético antes de presentar esta acción y su desprecio por las normas de este tribunal ha continuado sin cesar”.

En un documento de 42 páginas, Dorsey asegura que desestimar el caso de Katrhyn Mayorga sin opción a presentarlo de nuevo es una sanción severa, pero destacó que Ronaldo había sido seriamente perjudicado por la conducta de Stovall.

Publicidad

Christiansen y su equipo legal presentaron la oferta el viernes y la cantidad es muy superior a los 375.000 dólares que supuestamente pagaron en su día por el silencio de Mayorga ante su denuncia de agresión sexual.

“Dados los abusos y la flagrante mala conducta de Stovall, este debería ser responsable personalmente de asegurar que Ronaldo sea reembolsado por tener que defenderse de su conducta vejatoria y de su mala fe”, expresó el abogado de Cristiano, que ha calculado los honorarios de su equipo entre 350 y 850 dólares por hora para un total de 1.200 horas de trabajo, según el mismo medio.

Los abogados de Ronaldo acusan a Stovall de obtener material robado que contenía comunicaciones privilegiadas entre abogado y cliente y después intentar hacerlas públicas adjuntándolas a las presentaciones judiciales.

El caso de Katrhyn Mayorga

La exmodelo y profesora de Las Vegas aseguró en su demanda que conoció a Cristiano en un club nocturno de la ciudad cuando ella tenía 25 años y él 24. Defendió que se fue con él y otras personas a la suite del hotel en el que se alojaba el futbolista y alegó que en un dormitorio supuestamente la agredió sexualmente. El equipo legal de Ronaldo no ha negado que conociera a Mayorga y que tuviera relaciones sexuales en el verano de 2009, pero según ellos fueron consentidas.

En 2018 la policía de Las Vegas reabrió el caso por demanda de Katrhyn Mayorga, pero el fiscal del condado de Clark decidió no presentar cargos penales en 2019 alegando que había pasado demasiado tiempo para probar lo que decía Mayorga ante un jurado más allá de que creara una duda razonable. (D)