Lionel Messi lo volvió a hacer. El astro argentino fue proclamado hoy como el mejor jugador del mundo, consiguiendo su séptimo Balón de Oro, o lo que es lo mismo, logrando una cifra inalcanzable para el resto de los contemporáneos que intenten, como máximo, ganar un galardón. En el siguiente artículo, repasamos cinco motivos que han podido decantar la balanza en favor del crack del PSG por delante de otros jugadores como Robert Lewandowski, Jorginho o Benzema.

1. Los dos títulos que consiguió

El 2021 será siempre recordado como el año en el que Messi, de una vez por todas, consiguió ganar un título con la selección argentina. La albiceleste se proclamó en verano campeona de la Copa América tras vencer a Brasil en su propio feudo tras una extraordinaria vaselina de Di María, actualmente compañero de Messi en París. El torneo sirvió para coronar al astro argentino como el mejor jugador de Sudamérica, realizando partidos de mucho nivel y sacándose una espina que tenía clavada desde hace muchos años. Hubo que esperar muchos años para ver a Messi llorar de alegría con la selección, pero al fin el siete veces ganador del Balón de Oro derribó una barrera infranqueable durante tantas ocasiones. A ello hay que añadirle la Copa del Rey, el último torneo que consiguió con el Barcelona y que, aunque no tenga la consideración de otros títulos, ha sido decisivo para decantar la balanza en favor de Messi.

2. Pichichi de La Liga

Publicidad

Pese a la irregular temporada del Barcelona en La Liga, Messi volvió a terminar el campeonato como máximo goleador en la última temporada del rosarino en España. Con 30 goles en 35 partidos, a los que hay que añadir 9 asistencias, Messi se impuso a Benzema en la lucha por el galardón de pichichi de La Liga y sumó otro reconocimiento más a sus interminables vitrinas. No fue suficiente para conseguir el título, pero sí le sirvió para erigirse como el mejor jugador del torneo de principio a fin.

3. Regularidad constante

Si algo ha caracterizado a Messi durante el 2021, ha sido la regularidad con la que ha mantenido extraordinarias cifras goleadoras durante otro año más. El internacional albiceleste ha anotado hasta diciembre 41 goles en 2021: 28 goles con el Barça, nueve con la selección argentina y cuatro con el PSG hasta la fecha, siendo tres de esos cuatro tantos en la Champions League, uno de ellos de bella factura contra el Manchester City. Desde 2009, Messi ha superado la barrera de los 40 goles todos los años, menos uno, el pasado, cuando anotó apenas 27 dianas. Messi ha logrado mantenerse como uno de los mejores jugadores del mundo y eso ha sido más que suficiente para que gane su séptimo Balón de Oro

4. Pichichi de la Copa América

Publicidad

Además de haber sido máximo goleador de La Liga, Messi también terminó el año como pichichi de una Copa América que acabó coronando a Argentina contra Brasil. El delantero del PSG finalizó la competición con cuatro tantos, empatado con Luis Díaz y Lapadula. El rosarino, además, fue el máximo asistente del mayor torneo de selecciones de América, además de recibir el premio a MVP del torno. Reconocimientos que le han elevado a lo más alto para llevarse el séptimo balón de oro de su carrera.

5. Sigue batiendo récords bárbaros

En 2021, Messi se convirtió en el primer jugador de la historia en recibir el premio MVP, máximo goleador, máximo asistente y el título de en cualquier torneo internacional. Lo logró en la Copa América, batiendo un récord que no ha sido capaz de conseguir ningún otro jugador antes. Aunque quizá le falte una Champions o una Liga para haber sido menos apretada la victoria, los motivos expuestos hasta ahora han sido reveladores para que se alce esta noche con su séptimo Balón de Oro. Un récord inhóspito que no ha sido una barrera para Messi, al que los límites le dan igual. (D)