Los nuevos dueños del Chelsea han prometido a Thomas Tuchel (48 años) seis fichajes para este verano. Así lo ha adelantado The Telegraph, que asegura que el principal objetivo de la nueva directiva, con Todd Boehly como presidente, es clasificar al equipo en la Champions League la próxima temporada y reducir la brecha con Manchester City y Liverpool.

Así pues, según explica la misma información, Boehly y Tuchel han mantenido reuniones esta semana para hablar de los objetivos de este verano, una vez se ha resuelto la cesión de Romelu Lukaku al Inter de Milán. De ahí que no sea extraño que hayan empezado a salir los primeros nombres en la lista del técnico alemán, con Matthijs de Ligt entre sus favoritos.

El defensa holandés no ha renovado su contrato, y tal y como indicaban numerosos informes desde Italia, estaría preparado para probar suerte en la Premier League. No obstante, al margen del caso De Ligt, lo cierto es que el Chelsea necesita, como mínimo, a dos defensas centrales.

Después de las despedidas de Christensen y Rüdiger, por las que el equipo de Stamford Bridge no percibió ni un euro, el primer nombre en la lista para ocupar la zaga es Jules Koundé. El central del Sevilla, como informó el Diario AS, tendría un precio que rondaría los 60 millones de euros ($ ) y contaría además con el interés del Barcelona.

Publicidad

A él se podría unir, además, el defensa del Lens, Jonathan Clauss, que ha cuajado una temporada soberbia en la Ligue 1 siendo el lateral con mayor aportación Europa. Sin embargo, también según pudo saber AS, el equipo francés todavía no ha recibido una oferta por el jugador francés, que costaría algo más de 12 millones de euros ().

Un delantero, pero no para sustituir a Lukaku

Así las cosas, la defensa será donde más caras nuevas se verán el próximo curso en el Chelsea, todavía pendiente de resolver las salidas de Azpilicueta y Marcos Alonso, aunque habrá más incorporaciones en otras líneas: Tuchel quiere revitalizar el frente de ataque y busca un delantero de nivel. Eso sí, la misión no será sustituir a Lukaku sino revitalizar al equipo.

Delanteros como Gabriel Jesús, Sterling, Dembelé o Richarlison han sonado con fuerza estos días y la idea del Chelsea es cerrar la contratación de al menos uno. Para ello, el entrenador alemán contará con 200 millones de libras, cerca de 240 millones de euros ($ 253.057.680) que podrían aumentar con futuras ventas y con los que los Blues pretenden dar un golpe en el mercado. (D)