La asociación “Aficionados de Fútbol Europeos” (FSE) ha puesto a disposición de los seguidores que acudieron a la final de la Champions League en París, y al resto de las finales de las competiciones de la UEFA de esta temporada, una encuesta cuyos datos trasladará a este organismo.

FSE anunció la elaboración de la encuesta, que ya ha hecho en las dos temporadas anteriores, después de agradecer las disculpas que la UEFA ofreció hace unos días a los espectadores que acudieron el 28 de mayo a la final entre el Real Madrid y el Liverpool “y el reconocimiento de la angustiosa experiencia de tantos aficionados”.

Con los datos que recabe, FSE elaborará y publicará un informe “para ofrecer una imagen clara de la situación en toda la región de la UEFA y para ponerse en contacto con las autoridades futbolísticas sobre posibles mejoras”.

La encuesta, que se elabora de forma anónima, permite opinar sobre aspectos como venta de entradas, precios, desplazamiento, hostelería o seguridad y con ella FSE espera recopilar “información fiable” para actuar en futuras ocasiones.

Publicidad

Tras los incidentes de orden público al comienzo de la última final de la Champions en el estadio parisiense de Saint Denis, la UEFA anunció la apertura de una investigación independiente y contará para ello con todas las partes interesadas, incluido FSE (Football Supporters Europe), además de los clubes finalistas, la Federación Francesa de Fútbol, la Policía y otras autoridades nacionales y locales.

La final, en la que el Real Madrid logró su título número 14 de la Champions League, sufrió un retrasó de más de media hora en su comienzo por las retenciones a la entrada del estadio, ya que, según las autoridades francesas, 35.000 personas acudieron al recinto sin entradas o con localidades falsas y perturbaron el orden público al bloquear las puertas e impedir el acceso a aficionados con localidades legales.

Durante los incidentes las fuerzas del orden utilizaron gases lacrimógenos para intentar dispersar a la multitud y el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, señaló en el Senado que unas 110.000 personas se presentaron en el Estadio de Francia de Saint-Denis, cuando solo había 75.000 entradas.

También anunció que los aficionados españoles y británicos víctimas de robos o agresiones durante los incidentes podrán presentar denuncias desde sus países en las embajadas de Francia. (D)