El Arsenal (5.º) perdió 2-0 en su visita al Newcastle (12.º), un resultado que aleja a los Gunners de la posibilidad de jugar de nuevo la próxima temporada a la UEFA Champions League después de seis años de ausencia.

Derrotados por el Tottenham (4.º), su rival directo por la cuarta plaza el pasado jueves (3-0), los hombres de Mikel Arteta volvieron a fallar en un duelo capital para sus aspiraciones de Champions.

Con dos puntos de desventaja sobre los Spurs y una diferencia de goles muy desfavorable (+24 por +9), al Tottenham le basta el próximo domingo con un empate en su visita al ya descendido Norwich para sellar su billete para la Champions independientemente del resto de resultados de las dos jornadas por disputar.

El Arsenal, por su parte, recibirá a un Everton que se juega la permanencia (16.º) con la obligación de ganar y esperar una derrota de los Spurs para llegar con opciones a la última jornada.

Publicidad

En un final de temporada en la que los hombres de Arteta han notado la falta de algunas de sus piezas clave (como el ghanés Thomas Partey) y han pagado la inmadurez del plantel más joven de toda la Premier League, Ben White acabó encontrando el premio al dominio del Newcastle al abrir el marcador a comienzos de la segunda parte (55).

Los Gunners no solo reaccionaron sino que podrían haber encajado más goles (con ocasiones falladas por Jacob Murphy y Callum Wilson), hasta que el brasileño Bruno Guimaraes, uno de los símbolos de la resurrección de un Newcastle que parecía condenado al descenso en enero, sentenció a poco para el final (85).

“Ellos fueron mucho mejor que nosotros desde el minuto uno y merecieron la victoria”, admitió un Arteta que añadió que su equipo estuvo “lejos de jugar como se necesita para llegar a la Liga de Campeones”. (D)