La Policía de Río de Janeiro y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) se responsabilizaron mutuamente este miércoles por los incidentes violentos ocurridos antes del clásico sudamericano en el que Argentina venció por 0-1 a Brasil en el Maracaná por las eliminatorias del Mundial de 2026.

Mientras que la CBF alegó en un comunicado que informó de todos los detalles referentes a la seguridad del partido con anterioridad y no recibió ninguna recomendación, la policía dice que tan solo se enteró el pasado jueves de que los hinchas de las dos selecciones compartirían las tribunas y no estarían separados.

Conmebol lamenta incidentes y altercados en juegos de eliminatorias mundialistas, pero aclara que la organización le corresponde a FIFA

Cuando se interpretaban los himnos, se desencadenó una pelea entre hinchas argentinos y brasileños en la tribuna sur del Maracaná y los incidentes se agravaron con la intervención de la policía, que reprimió con fuerza a los aficionados visitantes.

Publicidad

El comienzo del partido fue aplazado 27 minutos debido a que los jugadores de la Albiceleste intentaron intervenir para calmar los ánimos y, ante la falta de resultados de sus esfuerzos, se retiraron a los vestuarios hasta que se controló la situación.

Como consecuencia de los tumultos dos aficionados tuvieron que ser hospitalizados con contusiones en la cabeza y ocho argentinos fueron detenidos acusados de haber provocado los incidentes y por supuesto desacato a la autoridad.

La Policía Militarizada de Río de Janeiro aseguró en un comunicado que tan solo fue informada el jueves que los aficionados de las dos selecciones compartirían tribunas, cuando los boletos ya se habían agotado, por lo que ya no había tiempo de impedir esa situación.

Publicidad

La seguridad en las tribunas estaba a cargo de una empresa especializada contratada por la CBF. Siguiendo protocolos propios, la CBF decidió liberar la venta sin criterio de cuotas para los hinchas de los dos países y, más grave aún, de no delimitar espacios en los sectores para cada hinchada”, agrega la nota.

El organismo alegó igualmente que tan solo interviene para aplacar tumultos en las tribunas cuando la situación se sale de control de los agentes de seguridad particular.

Publicidad

La CBF aclaró que, por determinación de la FIFA, en los partidos entre selecciones no hay divisiones en las tribunas para los aficionados, un hecho que “siempre fue de conocimiento de la Policía y de las demás autoridades públicas”.

La nota agrega que, por ese motivo, el plan de seguridad fue elaborado y dimensionado considerando la clasificación del partido como de riesgo y con los aficionados rivales compartiendo las tribunas, al punto que por eso fueron movilizados 1.050 agentes privados y 700 policías para garantizar el orden. (D)