En junio pasado, el zaguero ecuatoriano Byron Castillo dio su primer gran salto al fútbol del exterior al ser transferido de Barcelona SC al León de México.

Antes de esto, el futbolista de 23 años se lo destacaba por el alto nivel que mostraba con los toreros y ahora el elogio llega de uno de los técnicos que lo conocieron durante su estancia en la escuadra guayaquileña.

Se trata del argentino Pablo Trobbiani, hijo del legendario campeón del mundo, Marcelo Trobbiani, quien fuera director de las divisiones menores de los amarillos.

“Siempre le decía que tenía un mini Dani Alves, porque tenía todas las características. Cuando Alves llegó al Sevilla era muy parecido físicamente”, expresó.

Publicidad

“Dos veces por semanas hablábamos de la reserva, de los que podían subir, y yo siempre le decía: ‘Tengo al Dani Alves ecuatoriano’”, añadió en conversación con el portal chileno Redgol.

El profesional gaucho señaló que por varias ocasiones le solicitó al uruguayo Guillermo Almada que observara a Castillo.

“Seis meses fueron hasta que un día me dijo que fuéramos a entrenar con el equipo y ahí se dio cuenta. Y Byron se quedó en primera”, recordó Trobbiani.

Antes de su fichaje por la escuadra mexicana, Castillo afrontó las acusaciones de la federación de Chile que interpuso una demanda ante la FIFA por supuesta irregularidad en su nacionalidad.

Publicidad

El fallo del organismo mundial fue contundente a favor de Ecuador. Los araucanos pretendían la eliminación de la Tricolor para clasificar a Qatar 2022 mediante la vía administrativa.

“Es ecuatoriano, jugó todas las divisiones formativas ahí, no tenía ningún problema. Después fue un tema público, se dijeron cosas inciertas”, dijo el DT.

“Dentro de todo, él estuvo con tranquilidad. Es muy profesional, ahora está en México y tiene un potencial enorme, va a jugar el próximo Mundial para Ecuador”, agregó.

Trobbiani, quien fue técnico y jugador de Cobreloa, criticó a los chilenos porque se “querían agarrar” de algo que “no era justo”.

“Lamentablemente Chile quedó fuera del Mundial. Trabajé ahí y conozco a los chilenos, los aprecio mucho, pero se querían agarrar de algo que yo creo no era justo. Los puntos se ganan en la cancha. Al ver que estaba todo perdido, quisieron hacer un manotazo ahogado”, concluyó. (D)