“En esa liga de quinta hasta yo haría goles…” El Club de Odiadores de Messi, con sede en Madrid y sucursales en América Latina, patentó una nueva excusa para tratar de opacar el histórico suceso que, a sus 36 años, está protagonizando el genio en Estados Unidos. Sin embargo, cuando un jugador hace goles extraordinarios, por ejemplo de tiro libre, como los que le marcó al Cruz Azul o al Dallas FC, es lo mismo si fueron en Inglaterra, en Uganda o en Laos. La pelota, en ambos casos, fue como teledirigida al ángulo, producto de un golpeo sutil, refinado, perfecto en precisión y potencia. Nico Estévez, técnico del Dallas, lo graficó con brillantez: “Un tiro libre para Messi equivale a un penal para los demás futbolistas”. Sea en el hemisferio norte o sur, en oriente u occidente. No tiene que ver con el rival o el nivel de la liga sino con su capacidad única. Messi es el máximo goleador histórico de las cinco grandes ligas europeas, lo que pueda hacer en el fútbol estadounidense lo ha hecho ya cientos de veces en Europa.

Pero el tiro va por otro lado. ¿Es la MLS una liga de quinta categoría...? Tiene menos tradición que muchas, es cierto, pero en jerarquía tal vez figure entre las primeras diez o quince del mundo. A ver, Inglaterra es la número uno, digamos que le siguen España, Italia y Alemania. Francia se prende en ese lote por la notable cantidad de futbolistas que produce. ¿Y luego qué…? ¿Portugal…? Sí, están Porto, Benfica y Sporting, tres grandes que suelen animar la Champions (y, a veces, ganarla). Pero entre esos tres ilustres se amontona un ejército de pulgarcitos: Chaves, Rio Ave, Vizela, Gil Vicente, Casa Pia, Estrela, Famalicão, Arouca, Portimonense, Moreirense, Farense…

¿Qué tal Holanda…? Detrás del Ajax, el Feyenoord y el PSV se encolumnan Almere City, Volendam, Excelsior, Sparta, Fortuna Sittard, Go Ahead Eagles, Heerenven, Heracles, Nimega, Zwolle, Waalwijk, Twente, Vitesse… ¿Esto es mejor que la MLS…? El 19 de julio, el histórico Ferencvaros, actual campeón de Hungría, fue eliminado de la Champions League por el ignoto Klaksvik de las Islas Feroe. Que además lo goleó 3 a 0. ¿La húngara es una liga de mayor categoría que la norteamericana…? ¿En serio…?

Publicidad

Y las de Bélgica, Austria, Suecia, Polonia, Dinamarca, Grecia, Irlanda, Gales, son más modestas todavía, porque ni grandes tienen, no hay allí ni siquiera un Benfica, un Ajax. No hablemos de Albania, Chipre, Luxemburgo, Malta, Andorra, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Estonia y otras treinta más de ese tipo. Fuera de Europa, en orden de importancia, vienen Argentina y Brasil. Engancharíamos el vagón de Colombia. Y enseguida México y Estados Unidos. No hay otras mejores. África no cuenta en el segmento de clubes, y de Asia podríamos mencionar a Japón y ahora el intento de Arabia Saudita por posicionarse entre los medios más atractivos, pero que empezó este año contratando una decena de figuras a base de sueldos estratosféricos pagados por el Estado. Una extravagancia que nadie sabe cómo puede terminar. China es un ejemplo del crecimiento artificial: llevó profesionales de renombre con retribuciones alocadas y terminaron casi todos los clubes hundidos. Un final estrepitoso. Se acabó la fiesta.

De manera que si efectuamos un ordenamiento nos dará más o menos esto: 1) Inglaterra, 2) España, 3) Italia, 4) Alemania, 5) Francia, 6) Brasil, 7) Argentina, 8) Japón, 9) México, 10) Estados Unidos, 11) Colombia. En Sudamérica, torneos como los de Uruguay, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú, Chile y Paraguay se mueven en una escala presupuestaria humildísima. Siempre está el grande que puede contratar un jugador de mínimo cartel, el resto nada.

Transfermarkt.com, el sitio web alemán con mayor prestigio en el fútbol en materia de mercados, cotizaciones, ligas, rankings y transferencias da este listado de las 15 ligas tope de acuerdo a la valuación total de los futbolistas que militan en ellas. En él, la MLS se ubica séptima: 1) Inglaterra (10.000 millones de euros), 2) España (5.000 M€), 3) Italia (4.000 M€), 4) Alemania (4.000 M€), 5. Francia (3.000 M€), 6) Brasil (1.400 M€), 7) Estados Unidos (1.200 M€), 8) Portugal (1.200 M€), 9) Turquía (1.000 M€), 10) Holanda (987 M€), 11) México (821 M€), 12) Rusia (809 M€), 13) Argentina (809 M€), 14) Bélgica (804 M€), 15) Arabia Saudita (749 M€).

Publicidad

La Major League Soccer cumplirá treinta años en 2026. Tres décadas de constante crecimiento. Ya los clubes no son simples franquicias que duran tres años, tienen estadios propios específicos de fútbol, no como antes que jugaban en campos de fútbol americano. Ya no importan veteranos sino jóvenes prometedores en sus países. Dos buenos ejemplos son Thiago Almada y Alan Velasco. Eran dos de las grandes esperanzas del fútbol argentino y recalaron en Estados Unidos. Alan Velasco, con 19 años, pasó de Independiente al Dallas FC en 7 millones de dólares libres de impuestos, siendo la compra más rutilante del club de Texas. Thiago Almada, campeón con Argentina en Qatar 2022, es el fichaje más caro de la historia de la MLS: 16 millones pagó el Atlanta United a Vélez Sarsfield cuando solo tenía 20 años. Este es el rango de contrataciones actuales de la MLS, que tiene una solidez económica creciente y con una organización única, pues nadie puede salirse de presupuesto y luego quebrar, como sucedió en tiempos de Pelé, Beckenbauer y otros. Por eso fueron a la bancarrota aquellos clubes como el Cosmos, el Strikers de Fort Lauderdale, el Washington Diplomats, Los Angeles Aztecas y todos los demás que integraron ese primer gran intento por establecer un campeonato a mediados de los 70. Contrajeron deudas enormes y desaparecieron clubes y liga. Ahora todos los equipos están consolidados y administrados férreamente por el comisionado Don Garber. No hay posibilidades de descarrilar.

“La MLS posee muchísimo potencial y Messi es el impulso perfecto para ubicar a la liga entre las mejores del mundo”, asegura Juan Pablo Reynal, presidente de Onside Entertainment, productora de eventos, y de The Women’s Cup. Reynal agregó que la MLS ha logrado lo más importante: la valorización de los activos y la responsabilidad fiscal. Es decir, ahora todo vale más y no hay deudas. “Fuera de la cancha el modelo ha funcionado”, dijo Reynal. “El paso siguiente es el producto. Mejorar la calidad del juego, tal vez buscar un formato como la Premier League. Lo de Messi es un paso gigante. Estados Unidos tiene un viento de cola único con la Copa América 2024 y el Mundial 2026. Las condiciones están dadas para seguir creciendo”.

Publicidad

También la Major League es el paso previo para saltar a destinos más fuertes. Micky Almirón, máxima estrella de la selección paraguaya y del ascendente Newcastle, hoy en Champions, llegó a Inglaterra proveniente del Atlanta United en 24 millones de euros. River Plate recuperó para el fútbol argentino a Esequiel Barco, su gran luminaria actual. El cuatro veces mundialista Xherdan Shaqiri defiende los colores del Chicago Fire. Hay decenas de ejemplos más. La MLS ya superó a la mexicana como destino preferido por futbolistas y representantes, así como la selección estadounidense le ha doblado la muñeca a la de México en los últimos enfrentamientos.

El fenómeno Messi es completamente inesperado, todo el mundo pensó que, después de haberlo ganado todo, a su edad, en la que otros se han retirado o están en eso, iría a relajarse a un destino menos estresante, pero apareció el animal competitivo que habita en él, y ha logrado transformar un equipo que marcha último en las posiciones en la sensación deportiva del país. Sus deslumbrantes actuaciones han logrado que el planeta fútbol pusiera sus ojos en el Inter Miami y ahora todos seguimos los partidos del equipo rosa y negro, gritamos los goles de Leo y sabemos de memoria la alineación. Hasta esperamos con ansias el próximo juego, a ver qué nueva fantasía nos tiene preparada el mejor jugador de la historia. (D)