La conquista del llamado torneo Pentagonal, jugado en el estadio Nacional de Lima en 1964, fue la antesala del título sudamericano de béisbol que ganó Ecuador en 1966 en Guayaquil, corona que lo elevó a bicampeón porque en 1963 se consagró en Buenos Aires. Lo anecdótico del asunto es que pocos meses antes del certamen limeño vino a la ciudad la selección de Panamá y ganó todas sus presentaciones. Esto generó pesimismo entre la directiva y los fanáticos, tanto que nadie quería presidir la delegación que se trasladó por temor de un papelón.

El equipo porteño no intervino con los colores de la Tricolor y jugar con el nombre de ‘Guayas’ porque la Federación Deportiva Nacional del Ecuador, que regulaba y aglutinaba a las asociaciones nacionales de cada deporte, equivalentes a las federaciones ecuatorianas de hoy, no autorizó la participación. Se nombró un jefe de delegación y fue presentado a los beisbolistas, pero pocas horas después renunció sin dar explicaciones. Se convenció a José Díaz-Granados para que comande el grupo.

Lima no tenía un escenario de béisbol para este certamen internacional y por eso se jugó en el Estadio Nacional, que es de fútbol. Perú, con el paso de los años, la dirigencia de ese país liderada por Gerardo Maruy gestionó la construcción de un diamante en la Villa Deportiva Nacional (Videna), que luego fue sede de muchos torneos internacionales y de los Panamericanos Lima 2019.

El cuerpo técnico de Ecuador lo lideró Reinaldo Ramírez, el mánager más ganador de la pelota chica local. Lo acompañaron Medardo Haro y el dominicano José Francisco Viruta Pichardo, de gran experiencia y que contribuyó en la formación de extraordinarios peloteros que llegaron a las Grande Ligas como Juan Marichal, lanzador de los Gigantes de San Francisco. Uno de los diamantes de la academia de los Dodgers llamado Las Palmas, cerca de Santo Domingo, República Dominicana, tiene el nombre del entrenador quisqueyano.

El combinado porteño en el estadio Nacional de Lima, antes de iniciarse uno de sus juegos en el Pentagonal de 1964. Foto: Archivo

En el pentagonal el conjunto ecuatoriano consiguió su primer triunfo con pizarra de 11-1 frente a Capital, campeón de Perú de los doce años previos. Con la Tricolor debutó el juvenil Alfredo Portalanza que sacó un sencillo, robó segunda y tercera base, anotó una carrera en jugada de pisa y corre. El lanzador Raúl Gutiérrez cubrió toda la ruta, ponchó a diez y contó con el apoyo de una ofensiva de catorce hits. El combinado guayaquileño terminó con Francisco Falquez, en la receptoría, Luis Ramírez en la inicial, Portalanza en la segunda, Carlos Cuesta en la tercera, Mikelmo Pérez en el campocorto y en los jardines Eloy Guerrero, Alfredo Bengoechea y Galo Rivas.

El segundo duelo lo ganó nuestro combinado por 13-1 contra la selección del Callao. El tercer encuentro doblegaron 12-4 frente a Panamá, que había estado en Guayaquil cuando derrotó a todos sus contrincantes. Luis Calamaris tuvo una gran labor monticular y cubrió todo el recorrido. El último juego fue contra Costa Rica, campeón defensor que como la novena porteña llegó invicta la juego clave. La novena porteña blanqueó a los ticos 5-0 con gran defensa y labor monticular notable de José Rodríguez.

La noticia del éxito se regó en Guayaquil y de inmediato se organizó un recibimiento. En la plataforma del aeropuerto estuvieron el coronel Luis Molina, jefe civil y militar de la plaza; el coordinador Ernesto Terán, los directivo Voltaire Paladines Polo, presidente de la Federación Deportiva del Guayas; Juvenal Sáenz, Gustavo Mateus, Nelson Campuzano, Munir Dassum. Y entre los periodistas Aurelio García, Alberto Sánchez, Manuel Mestanza y muchos aficionados que recorrieron las calles más importantes de la ciudad acompañando a los campeones.

Junto con el equipo viajó una novena de peloteros juveniles salidos de la escuela que manejaba Ricardo Chacón y que luego saltaron a la selección mayor, bicampeona de Sudamérica. A parte de Alfredo Portalanza estuvieron Bonifacio Morán, que pegó el jonrón para ganar al Perú; José de la Gasca, pitcher ganador ante Argentina; Luis Pacheco, Luciano Martínez, Pedro Murrieta y Olmedo Arroba. (O)