EL UNIVERSO no podrá cubrir el desarrollo del Mundial de Qatar 2022 con fuentes propias. Sus periodistas han sido vetados por la Federación Ecuatoriana de Fútbol. En un acto inconstitucional y violatorio de la libertad de prensa y la libertad de expresión la llamada Ecuafútbol nos discrimina por haber informado con objetividad el tema de Byron Castillo y el reclamo de Chile sobre la nacionalidad de este jugador.

La entidad que gobierna el balompié nacional ejerce una injustificada represalia contra EL UNIVERSO por haber publicado la información del pleito. Consideran que debimos haber silenciado todo lo sucedido. Dicen que hacer conocer a la ciudadanía su evolución es haber apoyado la intención chilena de privarnos del cupo ganado en la cancha.

Carlos Manzur: Si de mí dependiese yo no lo haría jugar (8/3/2021).

La verdad encierra un solo propósito: castigar a nuestro Diario por resistirse a ser un medio obediente e incondicional, postura que responde a la historia y al respeto a los principios inculcados a sus periodistas desde la fundación del periódico. En un siglo de trayectoria EL UNIVERSO confrontó a gobiernos autoritarios y abusivos, sufrió clausuras y destierros de sus directores, periodistas y columnistas. Un tiranuelo metió las manos en la justicia, forjó un juicio amañado y consiguió una condena por un juez que leyó 5.000 páginas en una noche y dictó en ese mismo rato una sentencia de más de 200. La intención era poner en evidencia que no se puede desafiar a un dictador y sobrevivir. Había que dejar constancia de que el silencio, la complicidad y la obediencia era la receta para seguir en circulación.

Pese al poder abusivo y a la represión sin límites, EL UNIVERSO no claudicó. Continuó en su lucha hasta que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le dio la razón: la libertad de prensa y la de expresión del pensamiento es un derecho humano y la conducta de nuestro Diario jamás constituyó una violación a las leyes. Hoy el Estado debe reparar el daño causado por el dictador convertido a estas horas en un prófugo de la justicia. El juez, autor del tristemente célebre episodio del Chucky Seven es sujeto de una investigación por el Consejo de la Judicatura.

Publicidad

Carlos Alfaro Moreno: Yo no sé si Carlos Manzur sueña con Byron Castillo o se levanta pensando en él, pero cuando hable de nuestro jugador tendrá problemas con Barcelona

Nuestro compañero Jorge Barraza, en un artículo, reveló pormenores del ataque de la Ecuafútbol al derecho del Diario de acreditar su personal al Mundial 2022. Su solicitud de acreditación nunca fue contestada, hasta que dada la proximidad del cierre lo obligó a enviar un correo a la Federación. Ximena Crespo, una empleada de tercer orden en ese organismo, le respondió que el Diario estaba vetado. “La gente de EL UNIVERSO ya sabía que no les daríamos cupos”, fue su respuesta. Esa no es justificación, no avisaron, y ahora ya no hay más tiempo, dije. Ahí se sinceró: “Teníamos pocos cupos y preferimos darlos a medios que se comportaron objetivamente en el caso Castillo, no a EL UNIVERSO, que no fue objetivo y tuvo una actitud antipatriótica. Parecía un diario chileno”. Es lo que relata Barraza, periodista de amplio prestigio internacional, hoy vetado.

Es muy grave que una subalterna sin función directiva alguna resuelva violar la Constitución y los acuerdos internacionales suscritos por nuestro país que protegen la libertad de prensa y la de expresión. ¿Lo hizo por voluntad propia o por instrucciones de su patrono? El presidente de la FEF y el resto de dirigentes no han emitido, hasta hoy, ninguna opinión y según un aforismo jurídico “el que calla, otorga”. Peor si la respuesta de la empleada conlleva la acusación del delito de antipatriotismo.

EL UNIVERSO se limitó, como era su deber, a informar las derivaciones del pleito internacional planteado por Chile ante la FIFA. Y no solo eso. Las notas y opiniones de nuestros columnistas fueron siempre favorables a la condición de Castillo como ecuatoriano. Los dirigentes de la Ecuafútbol solo hablaron una vez para respaldar el derecho de nuestro país: el 5 de mayo anterior. Luego su estrategia fue guardar silencio ante los medios nacionales y extranjeros. ¿Dónde se halla en las páginas de nuestro Diario el “antipatriotismo”?

Hagamos historia. La base del reclamo de Chile de que Castillo era supuestamente colombiano nació en la administración anterior de la FEF. Fueron sus dirigentes los que proporcionaron los argumentos a los chilenos. Acusar a EL UNIVERSO de ayudar a Chile es un acto de hipocresía. El 2 de enero de 2019 Jaime Jara (coronel retirado de la Policía Nacional), como titular de la Comisión de Investigación de la Federación, aseguró que el defensa era oriundo de Colombia e informó que había entregado la documentación que recabó para que la Comisión de Disciplina de la Federación juzgue.

Publicidad

El 8 de enero de 2019 la FEF suspendió de manera provisional a Castillo por considerar que existían irregularidades en sus documentos de identidad. No obstante el castigo, Castillo fue habilitado poco después para que pueda jugar en Barcelona. Aquello ocurrió gracias a una medida tomada por la justicia ordinaria.

No se justifica La represalia de la FEF contra EL UNIVERSO.

Pero lo más importante para Chile fue una declaración surgida otra vez de las propias filas de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Leamos el texto aparecido en Bendito Fútbol el 26 de febrero de 2021: “Gabriel Wainer, secretario técnico de la FEF (ya en la administración de Francisco Egas), aseguró en una entrevista con radio Huancavilca de Guayaquil que el lateral (Castillo) no será considerado mientras exista un tema legal con su supuesta nacionalidad, ya que esto podría perjudicar a la Tricolor por una posible alineación indebida. ‘Sabemos que –desde el punto de vista de la Federación– en su nacionalidad había un inconveniente. Ante la duda, más allá de que al jugador se lo sigue, sé que hay un tema en la justicia que todavía no está del todo claro’, comentó Wainer”.

Manzur: ¡FIFA se va a reír!

El 28 de enero de 2021 el juez Ronald Guerrero Cruz, de la Unidad Judicial Norte 2 Penal, con sede en Guayaquil, declaró procedente el habeas data que presentó Castillo y le ordenó al Registro Civil del Ecuador que se lo inscriba como ciudadano ecuatoriano. Pero la FEF, a través del vicepresidente Carlos Manzur, ayudó al reclamo de Chile al opinar esto, el 8 de marzo de 2021, en DirecTV:

“Podemos pensar que (Castillo) es francés, australiano, de Marte, pero hay una orden de un juez que dice que el señor tiene que jugar. Y al Registro Civil ese juez le acaba de decir, no hace mucho, que lo registre como ecuatoriano. Preguntó: ¿Y si la FIFA mañana decide que tiene dudas? ¿Qué va a hacer la FIFA con la decisión del juez ecuatoriano? Nada, ¡se va a reír sobre la decisión del juez ecuatoriano...! Es un tema de evitar que haya problemas. Si de mí dependiese, yo no lo haría jugar por la Selección. No correría ese riesgo”.

Entonces ¿quién ayudó a Chile a impugnar la clasificación de Ecuador? ¿La FEF o las informaciones de EL UNIVERSO? ¿Quién responderá por la violación constitucional y el atropello a los tratados internacionales que protegen la libertad de prensa y de expresión cuando nuestro Diario proponga acciones legales y compensatorias que le correspondan: la empleada obediente o el directorio de la FEF? (O)