Renato Paiva hoy sonríe al recordar que Nassib Neme dijo que él hacía “el papel de malcriado valiente” (la versión completa del dirigente azul, respecto al DT portugués, incluía esto: “Que insulta a quien se atreva a opinar diferente; seguramente su visión de Ecuador está alimentada por el señor Michel Deller”). Con esas declaraciones el presidente de Emelec, publicadas en EL UNIVERSO el 23 de noviembre de 2021, respondió a lo que el entonces técnico de Independiente del Valle calificó como “menosprecio asqueroso” a la petición del club porteño de árbitros extranjeros para manejar el VAR.

En charla vía Zoom con este Diario, el ahora entrenador del León, de México, aclaró que considera “cerrado” el tema con Neme y que, incluso, no tendría problema para dirigir a los millonarios si se lo ofrecieran en el futuro; comentó que tampoco a Barcelona SC o Liga de Quito. No hubo rastros en esta entrevista del personaje que fruncía el ceño cuando algo no andaba bien (con su equipo) y que en su primera y única temporada en Ecuador pronto se hizo conocido por opinar con dureza si algo no le agradaba.

El portugués de 52 años aceptó de inmediato el pedido hecho por este Diario para conversar. No dejó de ser caballeroso, cordial y paciente ni cuando se tocaron temas como ciertos cruces que tuvo con periodistas o sobre la final ‘acuática’ jugada por la vuelta de la LigaPro con Emelec, en una cancha del estadio Capwell totalmente inundada debido a una lluvia pertinaz (cuando la LigaPro no dio ninguna señal de intentar impedir que el torneo que organizase resolviera en condiciones anormales. El árbitro Augusto Aragón recién al acabar el primer tiempo se animó a comprobar si el balón rodaba).

Paiva sorprende al decir que ese partido que le debió el título a Independiente, el 12 de diciembre de 2021, debió ser aplazado. El antiguo conductor de las categorías sub-17 y sub-19 del mundialmente prestigioso Benfica, de Lisboa, así como el equipo B de esa institución, dejó su nombre en el libro de récords eternos del campeonato nacional al dar una vuelta olímpica. Con dos ecuatorianos, Ángel Mena y Byron Castillo, Paiva pretende hacer lo mismo con el León, el ídolo de Guanajuato.

Publicidad

¿Con la perspectiva que le da la distancia ha hecho un balance de su paso por Ecuador?

Fue algo muy positivo e histórico porque entre los roles que un entrenador debe tener no está solo el de ganar, sino también el de ayudar a desarrollar al club. Sabemos la calidad que tiene de las divisiones formativas de Independiente del Valle, que además de generar un plus deportivo y financiero, es obvio que la cereza del pastel sea ganar el campeonato. Si el título lo hubiera ganado Emelec, yo igual estaría contento por lo que se hizo en esa temporada (2021). Sin embargo, en la historia quedan los nombres de los que ganaron y estamos ahí por haber logrado la primera corona nacional de Independiente. Este cuerpo técnico estará conectado eternamente al club. Para mí fue mi primer campeonato en el fútbol profesional. Tengo muchos amigos en Ecuador, entre jugadores, entrenadores, periodistas, y obviamente la gente de Independiente, a quienes les tengo un amor enorme. Es el club al que amaré hasta el final de mis días.

¿Volvería a dirigir en Ecuador?

Sí. Soy un profesional que debe, por un lado, ganarse la vida trabajando. Además, esta profesión es una pasión, así que no me veo sin entrenar. Siempre me preguntan si me gustaría estar en este o aquel equipo. Yo quiero dirigir, despertar por las mañanas e ir a entrenar un club. Poder trabajar y hacer lo que me gusta, lo que me apasiona. Así que claro que dirigiría en Ecuador, en Colombia, o en donde sea que haya un proyecto que vea que es bueno para mí, para mi futuro, y que yo sea bueno para él. Ecuador es un país que amo mucho porque fue mi segunda patria durante año y medio. Me recibió muy bien para hacer mi trabajo y eso me queda para toda la vida.

Publicidad

Aunque no es un fútbol poderoso, de Ecuador han salido hacia mercados con mayor impacto técnicos como Jorge Sampaoli, Edgardo Bauza, Gustavo Quinteros, Fabián Bustos, entre otros. ¿Qué hace que internacionalmente se fijen en ciertos DT que laboran en el país?

Creo que en esa lista también hay que mencionar a Guillermo Almada, que hace un gran trabajo con Pachuca. Lo que menciona tiene mucho que ver con la inteligencia de quien elige a los entrenadores. Hay quienes los buscan por esto o por aquello, y otros que no tienen una perspectiva de lo que quieren lo hacen por el nombre (del DT). En Ecuador me encontré con técnicos de mucha calidad como por ejemplo Juan Carlos León, (José) Cheché Hernández, Ismael Rescalvo, Pablo Repetto, y otros que me hicieron mucho mejor técnico porque me causaron un montón de problemas cuando nos enfrentamos. Hay buenos adiestradores ecuatorianos, como Pool Gavilánez. Decían que el ecuatoriano es menos que el extranjero, pero esto no es un tema de nacionalidad. También puedo mencionar al entrenador de Gualaceo (Leonardo Vanegas). Hay buenísimos entrenadores y Ecuador es un país muy visible y por eso otros mercados lo empiezan a mirar.

Son más las cosas buenas de su trayectoria en Ecuador. ¿Hubo algo negativo o algo que no salió como usted quería?

Me habría gustado ir más lejos en las copas Libertadores y Sudamericana con Independiente. Haber disputado la fase de grupos (en 2021 los rayados se metieron al cuadro principal Libertadores al superar dos fases preliminares), fue importante para nosotros, pero después nos quedó el sabor amargo de no haber clasificado a octavos. Tuvimos en ese grupo (A) al Palmeiras, que fue campeón del torneo, y a Defensa y Justicia. También habría querido jugar la Copa Ecuador con equipos de otras divisiones, conocer otros campos y la realidad de ese fútbol. Pero estoy orgulloso de lo que se hizo.

Publicidad

En el poco tiempo que tiene en México ¿qué diferencias ha notado con Ecuador, en lo futbolístico y también fuera del fútbol?

Las diferencias pasan esencialmente por el tema del dinero y donde hay dinero las condiciones de juego son superiores. Se nota en los estadios, el césped. En Ecuador fui crítico en un sentido positivo, porque hay que mejorar los campos, pero mucha gente me entendió mal y también lo tomó así. Pero mi intención era mejorar el fútbol ecuatoriano, sus condiciones de juego. Aquí (en México) son una maravilla los estadios, porque donde hay dinero están los mejores. Por eso el campeonato es más difícil al haber más equipos bien montados, trabajados y con individualidades muy fuertes. Ecuador no tiene esa capacidad y tiene que inventar, crear, y formar jugadores como lo hace Independiente.

¿Qué análisis hace de Byron Castillo y Ángel Mena, sus pupilos?

Son dos grandes futbolistas que están en un estatus diferente de sus carreras. Byron es más joven (23 años), no había salido de Ecuador, hizo trayectoria también en la Selección, es un jugador con un potencial y una calidad enorme. Se adapta rápido a este campeonato, a nuestras ideas. Ángel (34 años) es una institución dentro de este club. Tiene su jerarquía y mucho tiempo siendo importante en el León. Es protagonista, goleador, y tiene mucha calidad.

Publicidad

¿Recomendaría fichar a otro ecuatoriano para el León?

Por supuesto. Intenté traer a otro ecuatoriano (no reveló el nombre), pero no fue posible porque nos pidieron mucho dinero. Pero esa era mi intención. Estoy atento a un mercado (el de Ecuador) que conozco muy bien. Tengo futbolistas señalados para darles seguimiento, pero por ahora tengo los cupos (de extranjeros) llenos. Tengo que esperar a ver qué pasa en el próximo torneo; si hay salidas, y ahí pensaremos en traer futbolistas.

¿Si en un programa de TV de México hacen una crítica contra el León y usted no está de acuerdo los refutaría como sucedió en Ecuador?

Quien me conoce sabe que soy una persona abierta a las críticas. Lo soy porque mi trabajo es público y obviamente las personas opinan al ver mayor o menor calidad en mi equipo. Pero lo que siempre me sacó de mi interior (de casillas), en mi opinión, fueron los ataques injustos a mis jugadores, al club por la forma de jugar, o cuando nos restaban méritos. Recuerdo el partido que empatamos 2-2 con Barcelona (en Guayaquil). En la primera mitad los pasamos por encima; estábamos 2-0. Pero en la segunda, ellos nos pasaron por encima y fue un partido parejo. Después, para ciertos periodistas de la televisión, parecía que solo había jugado Barcelona y que Independiente no había estado en la cancha. Esto fue insultar el trabajo de mis jugadores. Entonces, por este tipo de situaciones iba a defenderlos a muerte. Cuando hubo partidos en que jugábamos mal nunca me vieron atacar a periodistas, yo era el primero en ser autocrítico. Y salí de Ecuador muy bien, sin ningún problema. Me llevo con todos.

Hubo fuertes cruces entre Nassib Neme y usted, ¿analizaría dirigir a Emelec si algún día le ofrecieran hacerlo?

Claro. A Emelec, Barcelona SC, Liga de Quito, o volver a Independiente, a Universidad Católica o a cualquiera, porque tengo mucho respeto por los clubes ecuatorianos. Tendría que analizar el proyecto, no voy solo por el nombre de un club. Hay ocasiones en que equipos grandes no presentan buenos proyectos. Lo tendría que analizar. Con el presidente de Emelec fue solo un cruce. Él habló, yo contesté, y ahí quedó. Tengo respeto por las personas. Nunca he sido maleducado, no insulté y mucho menos a él (Neme), aunque me llamó malcriado valiente (sonríe). Pero bueno, fue algo positivo. Emelec es una institución enorme, tiene una gran hinchada y uno de los ambientes más bonitos en los que he estado es en el estadio Capwell. En la final (de vuelta) Independiente iba arriba en el marcador y sus hinchas, durante los 90 minutos, no dejaron de alentar a Emelec. Mis respetos por cómo empujaron al equipo. No le cierro la puerta a nadie. Lo ocurrido con Neme es un tema cerrado. En la vida no nos podemos quedar con rencores.

¿La final de vuelta del 2021 debió jugarse en cancha inundada del Capwell o debió aplazarse?

Todo lo que pueda perjudicar a un partido de fútbol, porque más allá del deporte es un espectáculo, no puede darse. Si vas a un teatro, se cae el techo y empieza a llover, no es posible la actuación. Creo que los dos equipos merecían otro tipo de condiciones para poder dar un buen espectáculo. Independiente y Emelec fueron los mejores de toda la temporada 2021, dejaron momentos muy bonitos. Ahí (con el campo inundado) la única forma en que se podía jugar era por el aire, por el suelo era imposible. Los perjudicados fuimos los dos. Insisto, merecimos mejores condiciones.

¿Cree que habrá final o Barcelona SC ganará directamente el título?

Esa pregunta es muy difícil porque si observamos la tabla de posiciones de la LigaPro uno está más cerca del otro; hay mucha competencia. Están (en pelea) Aucas, Universidad Católica, Independiente, Guayaquil City, el mismo Barcelona SC. Hay muchos equipos peleando, pero creo que va a haber final y esto no es por no creer en ellos (los toreros), lo que pasa es que hay muchos buscando el pase.

¿Cómo ve a la selección de Ecuador para el Mundial 2002?

Tiene un grupo difícil (con Qatar, Senegal y Países Bajos), pero por la forma muy inteligente en que Gustavo Alfaro prepara los partidos creo que en ese torneo Ecuador tiene posibilidades. Sus jugadores están cada vez mejor, los que actúan en el extranjero han crecido mucho y la competencia en el campeonato nacional también es muy buena. Si Byron (Castillo) y Ángel (Mena) van al Mundial les digo que disfruten, porque no sabes cuándo volverás al mayor torneo del mundo. Seguiré lo que haga Portugal en la Copa del Mundo, pero también estaré con la ilusión de ver a la Tricolor. Estaré apoyándolos con la bandera en mi espalda. Seré un hincha más porque me pondré la camiseta y los respaldaré a muerte. (D)