Triunfo “heroico” para Independiente del Valle, que se impuso 1-0 a Delfín, aunque con nueve jugadores en cancha. Jaime Ayoví y Moisés Ramírez fueron expulsados, pero lejos de lamentar quedarse disminuido, el DT Renato Paiva descargó contra la “irresponsabilidad” de sus jugadores.

El portugués destacó “la enorme calidad” de los equipos para sortear un primer tiempo en una “cancha difícil”, porque es un césped que no está en buenas condiciones”.

Al minuto 30 Lorenzo Faravelli aprovechó un rebote en el área y definió el 1-0, con remate esquinado a la puerta de Máximo Banguera.

Publicidad

En la segunda mitad nos costó, no tuvimos el balón, hubo más presión de Delfín, más juego largo, y ese no es nuestro juego”, apuntó Paiva.

Pero fuera del análisis del juego, el DT rayado recriminó las expulsiones de sus jugadores, no por las decisiones arbitrales sino por el accionar de sus dirigidos. “No estoy para engañar a nadie, mis jugadores no pueden hacer lo que han hecho”, dijo.

Ayoví salió expulsado al minuto 74 tras un pisotón a Luis Caicedo al borde del área, cuando la pelota no estaba en juego. Al 85 salió Ramírez por doble amarilla, la primera por demorar el juego y la segunda por reclamos al árbitro Roberto Sánchez.

Publicidad

“No pueden hacer estas cosas. Jaime, que tiene mucha experiencia, ni Moisés, que es la segunda vez que hace esto y no puede ser así. El equipo sufrió bastante por estos actos de indisciplina que penalizan al grupo”, expresó Paiva.

“No puede ser esto, hay que responsabilizarlos y hay que decir que sus expulsiones no son culpa de los árbitros, son nuestras, de actos irreflexivos de dos jugadores que no pueden hacer esto y han puesto en riesgo el triunfo y el trabajo de este grupo en 90 minutos”, apuntó.

Publicidad

Paiva habló de actos “indefendibles” y cargó contra su golero. “Moisés es seleccionado nacional y tiene responsabilidades, es arquero del campeón ecuatoriano y tiene responsabilidades, no puede hacer esto dos o tres veces, que la haga una porque es joven pasa, está bien, pero que repita no hay justificaciones. Es la segunda vez que lo hace y en la misma cancha”, señaló.

El estratega se refirió además a las repercusiones que pueden tener actos como estos en la vida profesional de la Araña Ramírez.

Tiene que pensar en su comportamiento, porque esto lo puede perjudicar incluso en la Selección, el entrenador puede no querer tener un jugador así en su equipo ahora que va a disputar el Mundial. Debe crecer, es muy joven y tiene mucha calidad como jugador”, indicó.

Paiva remarcó su defensa “a muerte” de los jugadores. Pero “no puedo defender lo que no tiene defensa. Una expulsión tonta no es que no sea expulsión solo porque es mi arquero, puedo defender lo defendible, lo que no, no lo podré hacer nunca”, enfatizó el estratega. (D)

Publicidad