Luego de cinco semanas del fallecimiento de Rodrigo Paz Delgado su hijo, Esteban, comentó sobre el vacío que dejó en la familia y Liga de Quito la partida del legendario directivo.

“Han sido días complicados para mi familia por lo que significa perder un padre, esposo, abuelo... En mi caso, la persona que me guiaba, aconsejaba y con la que trabajé estos 25 años”, manifestó Esteban, quien ahora tomó las riendas del cuadro quiteño.

“Nos dejó ese legado, ese legado de amor por Liga (Q), con principios y valores para ser directivos del club”, continuó el dirigente en diálogo con radio Cobertura 104.1 FM.

Don Rodrigo o el Negro Paz, como cariñosamente lo llamaban, murió a los 87 años en un hospital de Tampa-Florida, Estados Unidos, donde había sido ingresado por problemas estomacales. Estuvo vinculado a Liga desde 1955 (66 años), años en los que vio las once vueltas olímpicas que dio su club en el campeonato ecuatoriano de fútbol.

Su aporte económico fue fundamental para armar la escuadra blanca que conquistó la Copa Libertadores (2008), la Sudamericana en el 2009 y ser bicampeón de la Recopa Sudamericana (2009 y 2010).

También fue el impulsor de la construcción del estadio de Liga, el cual lleva su nombre desde 2017. Propuso la creación de lo que hoy es el Centro de Alto Rendimiento de Liga, en Pomasqui, y el Club de Liga, un espacio para los socios de la institución.

Sobre el futuro de U, Paz dijo: “En la realidad, toca buscar un equipo ganador, eso demanda el hincha. Las formativas lideradas por (Facundo) Callejas están dando una ventaja competitiva de calidad”. (D)