El capitán de Emelec, Sebastián Rodríguez, se siente con “mucha impotencia” al saber que no podrá ser parte del que quizás sea el último Clásico del Astillero de la temporada debido a la tarjeta roja que vio ante Orense y a una fractura de tabique que sufrió tras un fuerte cruce verbal y físico con Gabriel Achilier, zaguero del cuadro machaleño, en la jugada que provocó la expulsión de ambos.

“Estoy mucho mejor, hoy (jueves) ya pude entrenar un poco la parte física por primera vez desde el golpe. Me sacaron del Clásico. Tengo mucha impotencia, pero hay que seguir adelante”, dijo Rodríguez la noche del jueves en diálogo con DirecTV.

Al ser consultado sobre quién debería ser su reemplazo en el medio campo para enfrentar a Barcelona, el charrúa dijo: “Es complejo porque no quiero poner a alguien y dejar a otro compañero afuera”. Sin embargo, se inclinó por José Francisco Cevallos.

“Todos tienen ganas de jugar. Tal vez como jugamos en casa y por mi manera de ver el fútbol, capaz que pondría a Cevallos por un tema ofensivo, de salir a buscar el partido. Más allá de que (Jefferson) Orejuela lo está haciendo muy bien”, apuntó.

El uruguayo también se refirió a los hechos que desencadenaron en las expulsiones por parte del juez central del partido Álex Cajas. Para Rodríguez, “clarísimo está lo que pasó ante las imágenes”.

“Después de que entrara la pelota de Pancho (Cevallos), que fue gol, entró completa y el árbitro no lo concedió, cometo una falta e inicio mis protestas hacia el árbitro de una manera enérgica porque así soy yo y así defiendo a mi equipo, en ningún momento faltándole el respeto”, comentó.

Luego prosiguió: “En ese momento llega el compañero de Orense (Achilier) y me empezó a insultar. Yo no le contesté porque seguía con el juez, luego le contesté: ‘¿Qué quieres? Anda para allá'. Y ahí me dio el cabezazo. Se me nubla un poco la vista y me mareo, por eso me siento. Cuando vi que tenía sangre, reacciono y el juez me saca la roja”.

Finalmente, Rodríguez asegura que en el acta el réferi escribió que el colegiado lo expulsó por decir “qué jodes”, la cual “no es una expresión que usamos en Uruguay”. “Lo que quiere decir que yo nunca dije eso ni nada parecido”, concluyó. (D)