Luego de cuatro días de paralización en reclamo de haberes pendientes, los jugadores de Deportivo Cuenca anunciaron su regreso este miércoles a los entrenamientos, de cara al juego el viernes (19:00) con Barcelona por la séptima jornada de la LigaPro.

La plantilla decidió paralizar el viernes en reclamo por sueldos pendientes desde junio. Esto ha originado una “crítica situación por la que atravesamos los trabajadores del club”, dice un comunicado de los jugadores.

El equipo detalló que tomó la decisión de no entrenar “dado que la dirigencia se ha comprometido a cancelar una fracción de una deuda que asciende a los tres meses y medio, además de continuos incumplimientos por supuestas fechas de cobro”, la última el 10 de septiembre, lo que desencadenó la decisión de la plantilla.

Tras negociaciones, la dirigencia del club detalló la mañana del martes que “se realizan gestiones para encontrar una solución definitiva al tema económico hasta la finalización del torneo”, comunicado que tuvo acogida entre el plantel, que “dado el profesionalismo, el cariño y el respeto a la institución e hinchada” decidió regresar a las prácticas.

El trabajo del equipo colorado se cumplirá “bajo protesta” y en espera de una solución “inmediata”, debido a que “la gran parte de jugadores estamos pasando situaciones de extrema necesidad”. (D)