Ismael Rescalvo, técnico de Emelec, prefirió sonreír sarcásticamente, antes que enojarse, cuando fue consultado sobre la expulsión del uruguayo Sebastián Rodríguez. El capitán azul fue echado en el duelo ganado 1-0 a Orense, la noche del viernes en el estadio George Capwell, por la décima fecha de la segunda etapa de la LigaPro.

A los 64 minutos el charrúa vio la tarjeta roja tras recibir un violento cabezazo, a la altura de la nariz, propinado por el zaguero Gabriel Achilier, quien también salió de la cancha. Entre mañana y el martes se conocerá la cantidad de encuentros que serán suspendidos ambos, según el informe que presente el árbitro central del compromiso, Álex Cajas.

Rodríguez será una baja sensible de cara al Clásico del Astillero del próximo domingo. No es la primera expulsión rara para el volante en esta temporada. En la cuarta fecha de la fase en curso saltó para evitar la barrida de un rival y al caer Rodríguez lo pisó. Aquella acción le costó dos juegos de suspensión. “Yo eludo al jugador y tengo que apoyar el pie luego de tocar la pelota. No puedo correr en el aire. Cuando lo apoyo, el jugador de Macará tenía el pie abajo”, explicó Rodríguez en su momento.

“Estamos acostumbrados, o mal acostumbrados, a terminar los partidos jugando con 10 elementos y sobre todo por el tipo de expulsión. Si hubo un futbolista que generó una agresión fue el rival (Achilier). Vi las imágenes de televisión detenidamente y observó que Rodríguez no tiene ningún tipo de reacción para agredir al adversario, ni para hacer un mal gesto, ni para estar en la disputa”, dijo Rescaldo en la rueda prensa tras vencer a Orense.

Además remarcó: “Lo que he visto en las imágenes es que Rodríguez recibió un cabezazo que le pudo romper la nariz y que nos quedamos con un jugador menos en el momento más importante del partido. Por eso lo que destaco es el valor de la actitud de los chicos para reponerse ante esta adversidad y de poder superar decisiones injustas”.

Sobre las complicaciones para controlar a Orense comentó: “Sabíamos que sería un partido complicado, porque el rival está luchando por mantenerse en la serie A. Ellos tenían una buena racha de ocho juegos sin perder y sabíamos de la dificultad que íbamos a afrontar. Por el planteamiento que presentaron (la presión de los machaleños) tuvimos problemas para controlar el balón y para tener un juego fluido por el centro y los laterales de la cancha. Todo esto nos impidió llegar con claridad a Alexis Zapata y José Francisco Cevallos Jr.”.

“Ellos se encontraron con ese penal en el primer tiempo, pero Pedro Ortiz demostró como portero de jerarquía su experiencia y detuvo el tiro que cobró Edson Montaño (5 minutos). Fue importante esta acción y otras para mantener el marcador en cero”, añadió.

Para la etapa de complemento, según el entrenador millonario, “hicimos correctivos y el equipo entendió cómo se debía mover para llegar al arco de Orense. Encontramos espacios por las bandas para atacar y llegó nuestro gol (del colombiano Zapata). Los chicos (de Emelec, 84 minutos) se mostraron más aplomados”. (D)