Los goles del delantero argentino Jonatan Bauman han conseguido clasificar este año a dos equipos ecuatorianos a las competiciones continentales de 2022: Mushuc Runa a Sudamericana e Independiente del Valle a Libertadores.

Máximo goleador del torneo con 25 tantos, a falta de la final a ida y vuelta por el título que enfrentará a Independiente y Emelec, Bauman se ha ganado el pichichi en los 30 partidos del campeonato a golpe de dianas para los dos equipos en los que ha militado esta temporada.

En el cuadro del ponchito, como es conocido el Mushuc Runa, el argentino marcó 12 goles en 14 partidos y aunque lo dejó a mitad de año para pasarse al cuadro de Sangolquí, a las afueras de Quito, cerró la temporada como máximo rompe redes de dicho equipo.

Con ese récord, el técnico del Independiente, el portugués Renato Paiva, puso sus ojos en él y lo requirió de inmediato para su equipo, donde no tardo en adaptarse al nuevo sistema de juego.

Publicidad

Bauman se anotó otra curiosa particularidad este año, la de que jugó y anotó para dos equipos distintos en la misma jornada, la séptima, porque el encuentro de Independiente se vio retrasado a julio debido a compromisos de Copa Libertadores.

De esta forma, en esa jornada disputada en abril, convirtió con Mushuc Runa tres tantos en su goleada 4-0 sobre Orense, y una vez transferido, en el partido de Independiente aplazado, marcó contra Universidad Católica.

Un partido en el que su equipo perdió por 2-3 pero que para él quedará sin duda en el recuerdo.

Con el cuadro del Valle le bastaron 16 fechas para convertir 13 goles y proclamarse máximo goleador del equipo en la actual temporada, por lo que ha alcanzado 25 anotaciones a falta de dos partidos.

Con 30 años y un largo recorrido por dieciséis equipos, Bauman se ha convertido esta temporada en uno de los atacantes incontrolables para los sistemas defensivos contrarios, y letal para los porteros, a los que derrota con precisión y calidad.

Mientras la mayoría de los futbolistas extranjeros requieren de un amplio proceso de adaptación a la altitud de la ciudad de Ambato, donde juega de local el Mushuc Runa, Bauman se acomodó rápido y, desde la segunda fecha del torneo, estampó su sello de goleador.

Publicidad

Y ha demostrado con su racha goleadora en Independiente que no tenían asidero las críticas vertidas contra él en Mushuc Runa, sobre todo, la de que anotaba porque es un equipo pequeño en el que todos jugaban para él.

Porque en su paso por Independiente, y desde el primer partido, a los 2.517 metros de altitud sobre el nivel del mar del nuevo estadio de su equipo, hizo sentir su presencia goleadora.

El delantero suele destacar de su pasado futbolístico que uno de los momentos más bellos en su carrera sucedió el 18 de noviembre de 2009, cuando fue convocado para trabajar con el seleccionador juvenil de Argentina Sergio Batista, anécdota que Bauman cuenta siempre invadido por una gran emoción.

El intrépido juvenil, luego de un tiempo, fue ratificado para trabajar como sparring de la selección absoluta junto con otros 15 jóvenes, cuando Argentina se preparaba para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Su carrera no obstante desembocó en una amalgama de equipos por varios continentes, en Argentina, Europa y hasta Indonesia. Y quizá donde le había ido mejor hasta ahora fue con el indonesio Persib Bandung, con el que marcó 12 tantos en 26 partidos durante la temporada de 2018.

Al año siguiente, alcanzó 11 goles en 25 partidos con el Kedah, de Malasia. Y este año, a sus 30, en Ecuador está viviendo el máximo esplendor de su carrera futbolística y el más dulce romance con los arcos contrarios. (D)