Pedro Pablo Perlaza fue presentado como refuerzo de Delfín para la continuación de la temporada; sin embargo, este martes, el club cetáceo dejó en libertad al zaguero, quien tenía acuerdo previo con Aucas, al que finalmente defendería hasta 2023.

“¡Bienvenido a casa, campeón!”, publicó Delfín la tarde del domingo, con el anuncio oficial del presidente José Delgado, quien aseguraba que Perlaza “ya es jugador” cetáceo.

Pero el futuro del jugador tuvo un giro radical este martes, con la anulación del contrato firmado “con huella y firma”, situación informada por los cetáceos en sus redes sociales.

Antes del acuerdo con Delfín, Perlaza y su representante entablaron negociaciones con Aucas, club con el que habría llegado a un acuerdo hasta finales del 2023; pese a esto, el jugador se presentó en el equipo manabita.

Publicidad

En la explicación de la nulidad del contrato, la dirigencia de Delfín aclara que “por razones personales, el futbolista, a través de su representante, negoció la anulación del contrato, ya que tenía comprometido un contrato adicional con otro club”.

“(Ante esta situación), hemos decidido no hacerle daño al jugador por tal error, y así desistir de la contratación de Pedro Pablo Perlaza”, publicó el cuadro manabita.

El zaguero se presentó este martes a las prácticas de Aucas, club que no ha hecho oficial el fichaje de Perlaza.

La primera parte del 2022, Perlaza jugó para Independiente del Valle, club que “de mutuo acuerdo” decidió finalizar su relación con el zaguero. (D)