Pedro Quiñónez fue de los jugadores que encabezó este miércoles la confrontación con la dirigencia de El Nacional. En el predio criollo el volante reclamó a nombre de sus compañeros los seis meses de sueldo que se adeudan al plantel, aunque desde la directiva se segura que son cuatro, versión, entre otras tantas cosas, que “colmaron la paciencia del grupo”.

En diálogo con La Redonda, Quiñónez dijo que “el grupo ha soportado muchas situaciones y no es que nos hemos hecho de la vista gorda, solo lo pasamos por el bienestar del club”, indicó.

A decir del jugador, la presidenta Lucía Vallecilla habría ofrecido un pago para estos días, pero “una vez más” no se cumplió.

Tuve una llamada de la presidenta. Me manifestaba que no tenía el dinero que nos había ofrecido y eso generó malestar del grupo. Acabó con la paciencia de todos, no se llegó a ningún acuerdo, los compañeros no creen más en la palaba de la presidenta, por eso decidieron hablar”, dijo el mediocampista.

Publicidad

La confrontación se generó en una semana decisiva para el club, que pelea por la permanencia en la serie A, con dos partidos sin opción a tropezar y en espera de resultados de otros rivales.

La falta de resultados en la cancha se mezcla con manejos dirigenciales y deudas al equipo, situaciones que tienen a El Nacional último en la tabla acumulada de la LigaPro.

“Aguantamos tanto, hay muchas cosas a la interna que hemos intentado arreglar adentro, pero ya no se pudo más. Hemos querido mantener aparte esas situaciones, alzar la alfombra y con la escoba empujar la basura abajo para dejar ahí las cosas, pero el grupo ya no pudo más”, dijo Quiñónez.

Este jueves, El Nacional recibe a Macará (19:00) obligado a ganar, otro resultado lo condena al descenso, siempre en espera de una combinación de resultados que lo dejen para definir la permanencia en la última fecha ante Orense, en Machala.

Quiñónez aseguró que pese a los problemas suscitados en el complejo El Sauce, los criollos saldrán a la cancha del Atahualpa con lo mejor de su plantilla.

“Esta situación no quiere decir que no nos vamos a presentar, no estamos tirando la toalla, no nos vamos a meter con lo que significa la institución, pero sí queríamos que la gente vea que no todo es de nosotros, hay muchas cosas a la interna que no se han podido arreglar, por eso el grupo no soportó más, pero estamos listos para jugar y ganar”, apuntó Quiñónez. (D)