Richard Carapaz (equipo Ineos Grenadiers) mantuvo la camiseta roja de líder de la Vuelta a España este martes, en la etapa 7. La clasificación general no presentó novedades entre los favoritos.

El canadiense Michael Woods (EF Pro Cycling), que saltó poco antes del último kilómetro de un quinteto de fugados, se adjudicó el tramo de media montaña con tiempo de 3 h 48 min 16 s. Los lugares de bonificación los completaron los españoles Omar Fraile (2.º, Astana Pro Team) y Alejandro Valverde (3.º, Movistar Team).

Woods, que marcha en la plaza 48 de la general y rezagado a casi 40 min de la figura tricolor, se convirtió en el séptimo ganador diferente en esta edición de la carrera.

La Locomotora del Carchi cruzó 21.º la meta, dentro del pelotón principal (del 16.º al 56.º) y con una diferencia de +56 segundos. En ese grupo también terminaron los principales rivales de Carapaz hasta ahora, Primoz Roglic (19.º), Dan Martin (34.º) y Hugh Carthy (41.º).

El tricolor sigue 18 s por delante de Carthy, 20 s de Martin y 30 s de Roglic, tras adueñarse de la camiseta roja en la etapa 6, el domingo.

El ecuatoriano perdió gregarios a lo largo del recorrido, de 159,7 km entre Vitoria y Villanueva de Valdegovía, y tuvo en el costarricense Andrey Amador (53.º) a su último apoyo.

Carapaz dio sus impresiones a la televisión tras la jornada: "Ha sido una etapa muy, muy rápida la primera hora y al final, de bastante desgaste. Al final hemos tenido la situación bajo control y supimos que no era tan peligroso de cara al final. He salido con buena renta. El equipo se ha portado a la altura. Hemos defendido la camiseta como se debe. Ha sido un trabajo espectacular de los chicos".

A la carrera le restan once etapas hasta Madrid, el 8 de noviembre. (D)