Ecuador venció 4-2 a Uruguay en su debut como local en un nuevo proceso eliminatorio, rumbo al Mundial Qatar 2022. Llamó la atención no solo ver caras nuevas, como la de Moisés Caicedo, que ya debutó en Buenos Aires con la Tricolor, sino que ahora incluso metió un gol y fue una de las figuras del equipo recién formado por Gustavo Alfaro, que contó con la asesoría de Jorge Célico.

Y esa asesoría no falló. El DT que sacó campeón sudamericano sub-20 a Ecuador y después fue tercero en el Mundial de la misma categoría, hoy debió estar feliz viendo a algunos de sus pupilos con la selección mayor.

Pero el mérito es de Alfaro, a Célico no le iban a reclamar si él se equivocada, la responsabilidad es de quien convocó a estos jóvenes, de quien los puso a jugar contra Argentina y ahora ante Uruguay.

El reconocido estadígrafo Alexis Martín-Tamayo Blázquez (@2010MisterChip) daba cuenta apenas Ecuador anotaba el primer tanto a la Celeste que "Moisés Caicedo (2 de noviembre de 2001) es el PRIMER JUGADOR NACIDO EN EL SIGLO XXI que marca en TODA la historia de las Eliminatorias sudamericanas para la Copa del Mundo".

Publicidad

Moisés Caicedo abrió la ruta de la victoria para Ecuador ante Uruguay y fue figura en el partido. AFP

Eso ya era histórico, pero luego entró Gonzalo Plata (1 de noviembre de 2000) para añadir al doblete de Michael Estrada el cuarto gol ecuatoriano y así colocar un nuevo dato difícil de superar para una selección mayor en las clasificatorias de la Conmebol: "Dos jugadores menores de 20 años (Caicedo, 18 y Plata, 19) han marcado en el mismo partido por PRIMERA VEZ en TODA la historia de las Eliminatorias sudamericanas".

‼️HISTÓRICO‼️

Independiente del Valle nutre juventud a la Tri

Caicedo y Plata (como sustituto) no fueron los únicos jóvenes en Ecuador. También estuvo desde el inicio el lateral Angelo Preciado (22 años) y Alan Franco (22 años) que hizo su debut ante Argentina ahora ingresó al cambio y lo hizo muy bien, sobre todo en el inicio de esa jugada donde 'Platita', la joya del Sporting de Lisboa barrió a los uruguayos para marcar un tanto de antología. Todos ellos formados en Independiente del Valle, el vigente campeón de la Sudamericana.

No es casualidad, Célico y Alfaro no estarían felices sin el trabajo de las canteras del equipo de Sangolquí que nutre siempre a las selecciones juveniles y ahora a la mayor. Ejemplo para otros clubes del país.

Y hablando de juventud, porque del campeón sudamericano sub-20 y semifinalista mundial de esa categoría hoy también vimos ingresar a Diego Palacios (21 años) y Leonardo Campana (20 años), era necesario sacar el promedio de edad de la Tricolor mayor que hoy sorprendió a Uruguay y que de paso mandó un mensaje contundente a los demás rivales por un cupo a Qatar: en Quito cualquiera puede salir goleado con este equipo que mezcla juventud con roce internacional y experiencia en selección.

Ecuador, promedio de 25 años

Para sacar este promedio de edad tomamos en cuenta los once titulares que dispuso Gustavo Alfaro ante Uruguay y los cinco cambios que realizó.

Titulares

Publicidad

  • Alexander Domínguez, 33 años
  • Angelo Preciado, 22 años
  • Robert Arboleda, 28 años
  • Xavier Arreaga, 26 años
  • Pervis Estupiñán, 22 años
  • Moisés Caicedo, 18 años
  • Carlos Gruezo, 25 años
  • Angel Mena, 32 años
  • Romario Ibarra, 26 años
  • Michael Estrada, 24 años
  • Enner Valencia, 30 años

Variantes

  • Gonzalo Plata, 19 años
  • Alan Franco, 22 años
  • Diego Palacios, 21 años
  • Cristhian Noboa, 35 años
  • Leo Campana, 20 años

La clave no solo es apostar por la juventud, sino también aprovechar a los hombres de experiencia como Domínguez, Arboleda, Mena, Noboa y Valencia, incluso Gruezo, que ya no es un juvenil ni nuevo en la Tri, pero que va callando las voces que han criticado su presencia, demostrando que por algo juega en Alemania.

El proyecto de Alfaro recién empieza, no sabemos qué nos depara el futuro, pero esta nueva sangre de la Selección invita a soñar porque no es solo un número en la cédula, todos tienen roce internacional, incluso los que juegan en los equipos locales por las buenas participaciones coperas, invitan a soñar porque se han comprendido bien en el campo de juego, pusieron a sufrir a la Uruguay de Luis Suárez y Diego Godín que apenas maquilló la goleada en Quito por dos penales provocados por errores ecuatorianos, no por mérito del rival, como pasó en Argentina, y que seguramente Alfaro se encargará de corregir.

Esta sangre nueva de la Tri invita a soñar: Sí, se puede. (O)