Mientras el exciclista y actual asambleísta Sebastián Palacios (de SUMA), uno de los promotores de las reformas que se pretenden hacer a la Ley Deporte –que rige desde el correato–, dice que como “objetivo principal” se pretende “despolitizar” el manejo de esa actividad en el país y “no estatizarlo”, varios exdirigentes y directivos en funciones cuestionan lo que se trata en la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional.

Para Danilo Carrera, expresidente del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE) y titular de la Federación Ecuatoriana de Tenis (FET), la Ley del Deporte aprobada en el 2010 es “estatizadora y centralista, ya que sirvió de instrumento para que el entonces ministro del Deporte, José Francisco Cevallos, atropelle al voluntariado deportivo, defenestre a 42 ecuatorianas por deporte y nombre a interventores. Fue un caos que permitió que nazcan los clubes de papel, algo que todavía se sufre con el nombramiento de personas del Gobierno” para cumplir funciones en asociaciones y federaciones.

El también expresidente de la ODEBO (Organización Deportiva Bolivariana) dijo que las dos propuestas de reformas, la del asambleísta Palacios y la de la Comisión de Salud, “no respetan la autonomía establecida en la Constitución. Concede mayores atribuciones a la Secretaría del Deporte irrespetando la estructura que tiene cada organización deportiva. Invade el ámbito privado de las organizaciones deportivas al pretender que se auditen los recursos de autogestión, restringe la potestad de las entidades deportivas de regular y manejar las afiliaciones a ellas y de ellas a organismos superiores. Y además tiene trámites complejos para las elecciones en general”.

Añadió que la elección de directorios de federaciones nacionales por deporte debe ser como se aplica en el fútbol profesional, donde los clubes son los que participan en su asamblea y en los comicios.

Mientras, José Luis Contreras, quien en diferentes periodos ejerció la presidencia y vicepresidencia de la Federación Deportiva del Guayas, dijo la Ley actual “es un monumento antijurídico” y que con el contenido de las reformas “lo que quieren hacer es otro monumento de ese tipo. Es totalmente irracional lo que quieren hacer”, comentó en referencia al texto que propone la presencia de dos delegados de las federaciones provinciales en las asambleas de las ecuatorianas por deporte.

Central de Alianza PAIS

El exfutbolista de Liga Deportiva Estudiantil, añadió: “Desde el 2010, con la Ley del Deporte (vigente), se trató de usar a los organismos deportivos como instrumento político en las elecciones. Se aprovechó para hacer mítines políticos como en Fedenador, que se convirtió en la época de Luis Gómez en una central política de Alianza PAIS. Eso es lo que tiene que desaparecer; no se puede mezclar la política con el deporte”.

Para Contreras, en las elecciones de federaciones provinciales “no deben participar un delegado del Ministerio de Salud, que no hace nada; dos representantes de la Secretaría del Deporte, que lo que hacen es intervenirlas contrariando lo que determina la autonomía de las entidades deportivas”.

Lauro Cedeño, presidente de la Federación Deportiva de Manabí y de la Federación Ecuatoriana de Voleibol, también opina. Cree que la propuesta de reforma de la Comisión de Salud “no tiene un asidero técnico. Se desvincula a los clubes, que ejercen la actividad deportiva, de la conformación de la asamblea general de las federaciones nacionales, y en su lugar se pretende que sean las federaciones provinciales, que con dos delegados formen parte de la asamblea de las federaciones nacionales donde se designa al directorio”.

“Debemos pedir que las reformas sean técnicas y que contemplen la normativa del COI y evitar caer en conflictos legales”, dijo Cedeño. (D)