Pese a que Ecuador no figuró más que por invitación y solo en la primera Copa Mundial de Baloncesto, en 1950, nuestro país cuenta con representación en la XVIII edición del torneo global. El lojano Carlos Peralta (26 años), réferi nacional desde 2012 e internacional desde 2015, es uno de los 56 colegiados de todo el mundo que arbitran en la cita de China, que se inició ayer.

En un diálogo telefónico con EL UNIVERSO, desde territorio asiático, el profesional calificó como ‘un gran orgullo, un honor’ figurar en el máximo certamen global de básquet, ‘un sueño cumplido’ a la par de su actuación en la Liga de Verano de la NBA en 2017.

¿Cómo fue el proceso en el que finalmente fue elegido para arbitrar en el Mundial?

Publicidad

Todo comenzó en 2017, año en que participé en las eliminatorias. Allí se inició el proceso de clasificación tanto para los equipos como para los árbitros, pues cambió el método de clasificación (desde esta edición es a modo de eliminatorias regionales y no campeonatos en sí mismos). El rendimiento que tengan los árbitros hace que estos sean electos (por la Federación Internacional de Baloncesto) para certámenes superiores.

¿Qué significa para usted esta participación en China como ecuatoriano?

Es un gran orgullo, un honor, representar a mi país en este gran certamen. No solo se representa al arbitraje ecuatoriano, sino a un país. Se pueden abrir las puertas para que los árbitros ecuatorianos podamos ser considerados mucho más adelante en torneos como este.

¿Qué partidos conducirá?

Publicidad

Aún no lo sé. Tenemos una designación que va en relación con nuestro rendimiento y la experiencia que se arme en un equipo (arbitral, integrado por un principal y dos auxiliares en cancha). No es como una tripleta de fútbol, donde un árbitro principal selecciona a sus ayudantes (del mismo país). Aquí puede ser el primer árbitro de un país; el segundo, de otro; y el tercero, de otro. Las nominaciones las recibimos un día antes (del juego a conducir). Así que no sé qué juego me tocará.

Sin considerar el Mundial, ¿cuál ha sido el mayor logro de su carrera de árbitro?

Lo resumo en una anécdota. Cuando terminé de arbitrar en 2016, año en que me fue muy bien, ya cumplía mi segundo año (en certámenes). Tenía pensado ir a EE. UU., pues ya me había graduado (de la Universidad; es ingeniero comercial). Pretendía mejorar mi inglés y trabajar. Compré el pasaje de avión, por decir, un miércoles y el lunes siguiente me llegó una invitación a la Liga de las Américas (torneo interclubes de élite), que es como la Copa Libertadores en el fútbol. Gracias a esta nominación, el instructor (coordinador a cargo) que tenía en ese tiempo vio que tenía potencial y me dio el brinco para ser nominado en los siguientes torneos que hubo, tanto premundiales como mundiales (juveniles). Perdí el pasaje, pero no lo conté hasta después. Tomé la oportunidad (del instructor) y me olvidé del viaje.

 

Publicidad

La mayoría de los árbitros hemos sido jugadores. Y en broma decimos que éramos tan malos que mejor decidimos cambiar de carrera

Carlos Peralta, réferi

 

¿Qué expectativas tiene en cuanto al desarrollo de la Copa Mundial en marcha?

En realidad, nosotros (los árbitros) venimos a hacer nuestro mejor trabajo sin pensar quién (qué selección) puede avanzar, si bien algunos ven a veces que si su país clasifica no podrían arbitrar. Muy alejado de eso, no venimos a ver qué equipos están. Lo que sí hacemos es un scouting (indagación) para estar preparados y saber cómo arbitrarles a los equipos y que no nos lleguen de sorpresa los jugadores habilidosos u otros que tengan ciertas mañas. Eso sí, preferencias por algún equipo, no hay.

Publicidad

¿Qué sueño tiene aún?

Hay muchos sueños que se están cumpliendo poco a poco. Nunca se sabe qué puede pasar. Nunca me imaginé estar en un campamento de la NBA (en el 2017) o en un intercambio en Europa (en el 2017 en Bulgaria y en el 2018 en Bosnia y Herzegovina). Y ahora estoy en un Mundial de mayores, a mis 26 años, algo muy importante. Tomo con calma esta nominación y sigo trabajando para mi siguiente partidos. Cada juego lo veo como una final. Aunque no sacaría de mis sueños estar en unos Juegos Olímpicos.

¿Qué considera que le falta al baloncesto de Ecuador para que podamos ver una selección de mayores clasificada a un Mundial?

Ante todo, nosotros no tenemos una liga profesional competitiva. Cualquiera lo sabe, no es que yo lo diga ahora o sea mi pensamiento. Es una liga muy corta (la que existe), en la que a veces no están los mejores (jugadores) o todos los mejores están en un solo equipo. No hay un nivel de competitividad que ayude a levantar el juego. Últimamente se ha ido dando (un cambio) en las categorías juveniles, que han obtenido clasificaciones a premundiales, algo muy bueno. Se viene trabajando con esa camada de nuevos jugadores que se proyectan. También hay jugadores en EE. UU., becados, que seguramente pueden ser la nueva cara de la selección. Con relación a los aficionados, deberían sumarse más patrocinadores para que se venda la liga y se vea qué se está haciendo.

 

32

selecciones compiten

Esa es la participación con la que cuenta la Copa Mundial de Baloncesto de la FIBA, que se inició ayer. De Sudamérica están Argentina, Venezuela y Brasil. Va por DirecTV Sports. (D)