Para Álex Aguinaga, excapitán de la selección ecuatoriana de fútbol, la sanción adoptada por la Ecuafútbol de que no se convoque a los involucrados en el tema de indisciplina del Piso 17 durante la Copa América en Brasil es “excesiva” y estimó que “todo mundo lanza piedras” cuando se refiere al hecho. 

Aguinaga también mostró su desacuerdo con la salida del técnico Hernán Darío Gómez, que lo dirigió en el Mundial de Japón-Corea 2002.

“No estoy de acuerdo con lo que hicieron (salida de Gómez), son los directivos los que toman las decisiones. Los resultados no fueron los que se esperaban y creo que para un seleccionador es complicado este tipo de torneos por el poco tiempo de trabajo y para el que viene va a ser prácticamente lo mismo, porque el próximo año viene la siguiente Copa América y le exigirán resultados y si pasa lo mismo que en Brasil, no creo que lo cambien. Si de repete nos volvemos resultadistas nos puede ir mal, ojalá el técnico que se contrate tenga el apoyo”, dijo Aguinaga.

El excapitán del combinado nacional estimó que debe haber claridad en torno al tema de la indisciplina y consideró que el castigo puesto por la FEF se dio debido a la “presión de la opinión pública”.

Publicidad

“Para mí es un castigo excesivo, pero ante los hechos, la opinión pública y la presión tomaron una decisión y ahora tendrán que aguantarsela. Ya la tomaron y van a tener que sostenerla”, expresó en conversación con radio Huancavilca

“Todo mundo lanza piedras, veo que somos un país de santos, en el que todos nos hemos ido siempre por la derecha. Si las cosas están claras los jugadores deben decir qué pasó o qué sucedió porque a la larga van a surgir los cuestionamientos y dar solo el nombre del relacionador público (Juan Martín Ampuero) y no de los jugadores (implicados) creo que es injusto, al igual que darles un castigo excesivo. Por los dos lados no hay claridad”, agregó el Güero, desde México.  (D)