La empresa alemana de construcción Bilfinger investiga denuncias de que empleados en una unidad de Brasil pagaron soborno a funcionarios locales respecto a órdenes para equipar centros de control de seguridad en sedes del Mundial.

Bilfinger agregó que “las sospechas se han sustanciado”, pero la investigación no se completó, ya que quedan interrogantes acerca de quiénes recibieron los pagos y las sumas involucradas.

La empresa calculó que el valor de las órdenes de compra totalizaban unos 6 millones de euros

(6,5 millones de dolares). (D)