El diario La Hora enfrentará por tercera ocasión a la justicia, por demandas interpuestas desde la administración de Rafael Correa.

La primera acusación fue por la supuesta injuria no calumniosa grave planteada por Correa en marzo del 2007 por el editorial ‘Vandalismo oficial’. La segunda obligó al diario a rectificar por orden judicial una noticia sobre el gasto en publicidad oficial durante los primeros nueve meses del 2012 en base a información de la Corporación Participación Ciudadana. Ahora, por publicar fotos de un supuesto ataque a la comunidad de Taromenanes.

La Secretaría de Comunicación de la Presidencia (Secom) anunció la semana anterior la denuncia al medio ante la Fiscalía por estas imágenes.

Publicidad

El escrito lo está elaborando el Departamento Jurídico de la Secom, y podría presentarse entre hoy o mañana, según una fuente cercana al Gobierno.

Esta dependencia considera que el medio estaría incitando al odio y a la violencia con sus fotos. Según sus “análisis”, esto “puede tener el efecto de promover el odio racial entre dos nacionalidades, con consecuencias difíciles de prever”.

Mauricio Alarcón, director de Proyectos de Fundamedios, cree que no hay claridad en cuál es el delito en que incurrió el matutino, por lo que estimó que se trata de un “acto más de persecución” del régimen.

Publicidad

Para acusar a La Hora por incitación al odio y a la violencia debe comprobarse “que existe la voluntad expresa y manifiesta de provocar estos hechos. Hay que considerar el contenido de la información y el contexto en el que se lo presenta”. Y acota que según “la jurisprudencia, ocultar o negar la verdad en casos de violaciones de derechos humanos puede resultar en un verdadero discurso de odio y discriminación”.

El mandatario advirtió en la víspera que llevaría una “queja” hasta la Relatoría de la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por esa publicación “antiética”.

Publicidad

Ratificó que impulsarán acciones e invocó hasta el artículo 11 de la Convención Americana de Derechos Humanos, sobre el respeto a la honra y al reconocimiento de la dignidad e intimidad. “¿Por que son indígenas no tienen derecho a la intimidad? Esto (las fotos) atenta a los derechos humanos, y a ver si hacemos una queja ante la Relatoría de la Libertad de Expresión para ver qué dice la gallada de esta publicación”, aseguró.

Y advirtió que no permitirá que “ningún majadero, ningún pelucón, que porque tuvo plata para poner una imprenta se crea por encima del Estado; se crea con capacidad de hacer lo que le da la gana, hipócritamente invocando la libertad de expresión”.

Daniela Salazar, exfuncionaria de la Secretaría Ejecutiva de la CIDH, explica que presentar una foto, es una forma más de la libertad de expresión, aunque tiene sus límites. “Los estándares que han sentado la Comisión y la Corte (IDH) son muy claros en que si bien el discurso del odio, la apología del delito están prohibidos, no se puede penalizar una opinión, peor una fotografía sin tener una prueba concreta de que esa opinión, esa foto está destinada o motivada a generar violencia. Debe haber un nexo causal entre publicar algo, la intención y el resultado”, apuntó.

“¿Por qué una foto como la de los pueblos indígenas podría generar violencia, y no generan violencia las fotos que se publican de mujeres muertas violadas en otros diarios de corte amarillista, por ejemplo?”. Para ella la demanda anunciada por la Secom “demuestra que existen motivaciones políticas”.

Publicidad