La reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) arrancó ayer en Puebla, México, con la mirada puesta en Venezuela.

La muerte del presidente venezolano, Hugo Chávez, crítico del organismo, genera inquietud sobre si mejorará la situación de la libertad de prensa en ese país, la cual ha sido observada por la SIP.

El canadiense John Ralston Saul, presidente del PEN Club International (asociación de escritores), manifestó ayer a la agencia EFE que la organización “observará muy de cerca” si el nuevo gobierno de Venezuela trata de resolver los “problemas” que afectaron a la libertad de expresión durante el mandato de Chávez.

“Le pediremos que respete la libertad de expresión como lo hacemos con otros gobiernos”, indicó el escritor, quien participa en la reunión semestral, que se extenderá hasta este lunes.

Publicidad

Durante el primer día hubo varias exposiciones de los países invitados. Una de ellas fue del director de la ONG Fundamedios, César Ricaurte, quien habló sobre los mecanismos de transparencia y acceso a la información en Ecuador.

Para hoy está previsto que los participantes entreguen un informe sobre la situación de la libertad de prensa en sus países, que servirá de base para redactar el reporte final que la SIP presentará el lunes.

Lo harán ante la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

La jornada de trabajo la inaugurará el presidente del organismo y titular de diario Hoy, Jaime Mantilla, cuyo periodo en la SIP finalizará este año.

Mañana se organizarán dos paneles, sobre posibles reformas para evitar la matanza de periodistas en México y sobre cambios políticos en la región, con énfasis en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina.

Ese día se prevé que diserte el expresidente ecuatoriano Osvaldo Hurtado.