Enamorar. Esa fue la finalidad del concierto que brindó el pasado jueves el cantautor venezolano Carlos Mata, en el hotel Sheraton, por San Valentín.

Alrededor de 180 personas compartieron en la cena-show que contó con la apertura de la artista Luchiana Hakman, quien cantó los covers Esta tarde vi llover, Contigo en la distancia, Por amor, que gustaron por la fuerza de su interpretación.

En el ambiente el amor era evidente. Susurros al oído, besos fugaces, abrazos en medio de la tenue luz del espectáculo. Los asistentes vivieron un intenso San Valentín.

Publicidad

Andrés Guschmer, presentador de Teleamazonas, animó la velada. Mientras la audiencia esperaba a que el protagonista de La dama de rosa apareciera en el escenario, él bromeaba y contaba anécdotas sobre el artista. Cerca de las 22:30, las luces de la tarima se encendieron y en medio de un juego de destellos psicodélicos, salió Mata. De impecable conjunto negro y junto con su guitarra, para comenzar la noche con la composición Con la miel en los labios.

Siete músicos, en el teclado, guitarra, bajo, batería y coros, integraron su conjunto musical; cuatro de ellos ecuatorianos. Luego de otra interpretación, él también actor conversó con su audiencia. Se declaró defensor del amor e invitó a todos a demostrarse su cariño y afecto de la mejor manera posible, para así cantar Vuelves a mí.

“¿Qué pasa con los hombres que no nos damos cuenta de la persona incondicional que tenemos al lado?”, se cuestionó Mata antes de dar paso a los temas Amaneciendo, Quién piensa en ti, Te estoy amando tanto, entre otras.

Publicidad

Castellana 21, un tema inspirado en una vivencia que ocurrió en una terraza en Madrid, según contó Mata, también formó parte de su repertorio.

No me arrepiento, composición que se utilizó en la telenovela Voltea pa que te enamores, producción en la que también actuó, fue otra con las que enamoró a sus seguidores.

Publicidad

En medio del ir y venir de los meseros, los primeros acordes de la canción Presiento, emocionaron a los presentes, así como ocurrió con Di que tú, sencillo que retumbó en las paredes del salón tras el fuerte coro de las parejas en la cena, así como la letra de Dónde está ese amor.

Que por qué te quiero, sencillo de la telenovela Topacio, encendió las cámaras de los celulares y tabletas del público, que comenzó a grabar este tema, uno de los más sonados del cantante, que no dejó de fotografiarse e interpretar, en ocasiones, a dúo con las mujeres que se acercaron al escenario.

Los aplausos complementaron la velada cuando el showman ecuatoriano Francisco Pinoargotti hizo dueto con el venezolano en la presentación de la melodía Puesto a valer. La esposa de Pinoargotti se acercó a la tarima para darle un beso a su pareja.

Más me hubiera valido fue el siguiente sencillo de Mata. Un rock que su amigo español Joaquín Sabina escribió para él y con quien incluso lo grabó.

Publicidad

A las 00:15 se comenzó a despedir del público y lo hizo de la manera más memorable: con la composición que forma parte de la historia de más de una pareja: Déjame intentar.

A pedido del público, la última canción de la noche, Mía, la dedicó a su hermano Alejandro, quien falleció en julio del año pasado.