Crítica de Televisión: Humor en alta definición

Francisco Pinoargotti posa con el elenco de ‘PHD, la lista negra’, programa que estrenó el domingo pasado TC, Mi canal.
Francisco Pinoargotti posa con el elenco de ‘PHD, la lista negra’, programa que estrenó el domingo pasado TC, Mi canal.
Francisco Pinoargotti posa con el elenco de ‘PHD, la lista negra’, programa que estrenó el domingo pasado TC, Mi canal.
14 de Septiembre, 2012
14 Sep 2012

Por Natalia Tamayo
ntamayo@eluniverso.com.- Francisco Pinoargotti ha retomado el hilo del humor político con su nueva propuesta: ‘PHD, la lista negra’. En la misma senda que caminó con ‘Buenos Muchachos’, frases clichés, los personajes polémicos y el top siete de la semana; la nueva propuesta incluyó –entre otros segmentos– dos sketches que pueden marcar la tónica de lo que será este espacio.

Uno: la parodia del banco del barrio. Un taburete de plástico azul que cae sobre una pantalla blanca. La simulación de un spot publicitario incluye la presencia de un personaje: Guillermo Nudo, un hombre con dificultades para expresarse y habilidades para guardar dinero.

Dos. El lugar común de las expresiones presidenciales. Un video con imágenes sonrientes del primer mandatario repitiendo, en diferentes enlaces sabatinos, la frase “dicho sea de paso” confirmó el descubrimiento. Como telón de fondo, Pinoargotti levantando el set afirmando que teme que su programa sea cancelado.

Lo recursivo de la representación, los diálogos incluidos y la creatividad del humorista salen a flote y efectivamente causan risa. El objetivo de hacer reír y enganchar audiencia posiblemente se cumplan. Sin embargo, el humor político siempre amerita una reflexión. Lo que puede ser una válvula de escape en regímenes opresivos, puede tomarse como evidencia del ejercicio democrático en tanto un Gobierno es tolerante a la crítica. En determinadas circunstancias, en cambio, puede convertirse en un recurso para generar desbalances en eventos electorales o contribuir para la aceptación de determinados personajes. Se acuerdan de David Reinoso interpretando a Platimiro Álvarez, con la frase “¿Dónde está la plata?”.

La representación, lejos de perjudicarlo, posicionó favorablemente la imagen del entonces ministro. Por eso muchos candidatos querían ser parodiados para conquistar nuevos electores. Aún falta por ver lo que puede hacer Pinoargotti.

Su reto es superarse a sí mismo, incorporar a otros personajes y dotarle de alta definición al discurso humorístico, para que sobresalga no el personaje, sino la agudeza con la que todos podamos sonreír.

Crítica de Televisión: Humor en alta definición
Cine y TV
2012-09-13T14:24:47-05:00
El Universo